Se Burla Carlos Herrera de los Zitacuarenses, con “Encuesta”

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro.- Carlos Herrera Tello es un alcalde que no está a gusto en el cargo. De hecho, no lo quería. Tres años habían sido suficientes para él y quería cambiar de aires. Ahora tiene la oportunidad de irse y lo que hace es burlarse de la ciudadanía, con una supuesta encuesta para que le “den permiso” de abandonar la alcaldía.

Se postuló a la reelección obligado por su jefe político, Silvano Aureoles Conejo, para no perder el control del municipio, que tiene para el mandatario un valor sentimental, porque aquí inició su carrera partidista.

Así que conservar el municipio de Zitácuaro dentro del activo político de Aureoles fue una cuestión de ego. Y, como tal, ante la avalancha de López Obrador, se obligó a Herrera a repetir como candidato, con la seguridad de que así ganaría fácilmente.

No fue así. El resultado fue muy cerrado. Las autoridades electorales le dieron el triunfo a Herrera, aunque no pocos zitacuarenses se quedaron con la dura y pensaban (piensan) que el triunfo correspondía a Morena.

Desde que tomó posesión de su cargo, por segunda ocasión, se notaba el desgano de asumir la representación de los zitacuarenses. El evento de inicio fue frío, desorganizado, de trámite. Y así ha seguido.

En diciembre, tres meses después, se abría la posibilidad de que Herrera se fuera a la Secretaría de Gobierno de Silvano Aureoles, el segundo puesto más importante en la jerarquía estatal.

Pero el titular de la dependencia, Pascual Sigala Páez, se negó a dejar el cargo, a pesar de, físicamente, ya no poder con él, ya que padece una grave enfermedad que requiere de cuidados especiales.

Tres meses después, finalmente Sigala se rinde y anuncia que dejará el cargo. Nuevamente se abre la posibilidad de que Herrera se vaya. Y creemos que está más que dispuesto a abandonar el Ayuntamiento, que se ha convertido en una carga para él.

En este sentido, es sano que se vaya. Los ciudadanos no merecen que esté al frente del Ayuntamiento una persona que no quiere desempeñar el cargo, que lo hace casi a fuerza.

Debe de llegar una persona con ganar y capacidad. Claro que la definición estará a cargo del propio Silvano, de Herrera y de su partido, el PRD. Pero creemos que, por mucho egoísmo que padezcan, deben de tomar en cuenta a los zitacuarenses, porque el cargo no es una propiedad privada, sino que pertenece a los ciudadanos.

Una persona con energías renovadas, que se preocupe por atender, escuchar y atender a la gente, es lo mínimo que necesitamos en estos momentos de crisis, en los que debe de haber unidad para salir adelante.

Y, precisamente por esto último es que se debe de escuchar a la gente. La sociedad zitacuarense, en este momento, se encuentra polarizada, producto de la lucha política de las elecciones del año pasado. Si debe de haber una encuesta es para determinar quien quieren los ciudadanos que los gobiernen.

Hubo un sector que rechazaba la reelección de Herrera y fue capitalizado por Morena y su candidata, Rosa María Salinas. No sólo sacó el mismo número de votos que el alcalde reelecto, sino que sus electores no quedaron conformes

Después de las elecciones, aunque de forma desordenada y cada quien por su lado, se encargan de expresar su inconformidad en cada oportunidad. Hay un ambiente de crispación en la sociedad que Herrera no quiso ni pudo resolver. Quizá no le interesaba.

Pero es momento de que quien venga represente algo más que los intereses del gobernador y su partido y se ponga de lado de la gente, que sea un factor de unidad. Porque sí, los zitacuarenses necesitamos un cambio, pero uno verdadero…

Comments

comentarios