Herrera se Fue a Secretaría de Gobierno Para Apoyar y no ha Hecho Nada

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro.- Cuando el ahora alcalde con licencia, Carlos Herrera Tello, pidió “permiso”, en su farsa de consulta ciudadana, dijo que era para bien de Zitácuaro. Pero ha pasado un mes y ningún apoyo ha enviado a su pueblo “que tanto me ha dado”.

Afirmó que en ese cargo de mayor jerarquía podría gestionar mayores beneficios para Zitácuaro. Y añadía que por eso lo hacía, porque no quería dejar la presidencia, pero que lo movía su “amor” al municipio que tanto le ha dado.

Demagogia y mentiras, porque, como mencionamos, ya lleva un mes en el cargo y no hemos visto ni un solo beneficio para Zitácuaro. Y, como mencionamos líneas arriba, ni siquiera ha estado al pendiente del municipio, porque pareciera que el crimen organizado ya ha comenzado a operar de nuevo.

Aunque, no debería de extrañar que Herrera se haya olvidado bien pronto de su promesa de gestionar beneficios para Zitácuaro desde la Secretaría de Gobierno, porque como alcalde tampoco hacía nada de provecho para el municipio.

Por el contrario, a lo largo de estas cuatro semanas, Carlos Herrera ni siquiera ha tenido la atención con los zitacuarenses de agilizar el proceso para nombrar al alcalde sustituto, que se ponga a trabajar, porque la administración municipal se encuentra detenida.

Y no se ha nombrado al nuevo alcalde, porque tanto Herrera como el gobernador Silvano Aureoles no se ponen de acuerdo en la persona que responda mejor a sus intereses, en lugar de ver por el beneficio de los ciudadanos de Zitácuaro.

Que Responda el Fiscal

De la quema de los vehículos, el propietario señaló que, obviamente, presentará denuncia penal, lo que es un requisito para reclamar el seguro de las unidades. Así que, desde ese momento, la investigación será responsabilidad de la Fiscalía Regional.

Sabemos que los actuales integrantes de ese organismo, en la región, no están interesados en investigar nada, ni buscar culpable, a menos de que esto represente un ingreso para ellos, por concepto de dádivas.

Pero quien sí debe de estar comprometido de que se esclarezcan estos hechos es el fiscal, Adrián López Solís, quien además es una persona con arraigo en Zitácuaro, lo que es un motivo más para que instruya a sus subordinados para que investiguen.

Esperemos que sí lo haga y que su intervención sea fundamental para que se evite que grupos criminales se establezcan en Zitácuaro. Los ciudadanos de este municipio aún no nos hemos recuperado de las recurrentes crisis que nos han afectado en los últimos años, como para que las cosas se pongan peor.

López Solís dio un buen resultado con la detención casi inmediata del asesino del alcalde de Nahuatzen, David Otlica Avilés, que resultó ser el padrastro de su propia esposa, además de un cómplice que está prófugo.

Se podría decir que fue un crimen fácil de resolver, porque el asesino no actuó con inteligencia. Al contrario, fue identificado desde el primer momento por su hijastra, quien fue testigo del secuestro.

Además, utilizó el vehículo que su pareja sentimental le prestó, un Mustang rojo, que es fácil de identificar. Después, ni siquiera se esforzó en huir, a pesar de que sabía que estaba identificado.

No fue la obra de profesionales, de integrantes de crimen organizado. Más bien, fue un sujeto con malos antecedentes y problemas de adicción a las drogas que intentó sacarle a Otlica dinero del presupuesto municipal, pero no pudo y mejor lo mató.

El presunto asesino ya había estado preso 15 años por un asesinato anterior, así que el regresar a prisión no era algo que le espantara, lo que explica ese torpe actuar que cegó la vida de un ser humano, que en este caso era alcalde.

Sin embargo, no vamos a restar mérito al fiscal, porque además de suerte (si se le puede llamar de esa manera) se necesita voluntad. Y demostró que sí la tiene. Al menos en este caso.

Esa misma voluntad esperemos que demuestre en el caso de Zitácuaro, que hoy nos preocupa tanto, y para que erradique la impunidad, que es lo que más ha contribuido al desarrollo de la violencia y el crimen…

Despojo y Colusión

Un grupo de presuntos criminales, bien organizados, con contactos en el registro público de la propiedad y con conocimientos legales, ha despojado a decenas de ciudadanos de la región de sus propiedades.

El tema apenas comienza y cada vez que se revisa se encuentran más y más despojos impunes, que han dejado a dueños de casas y terrenos sin sus posesiones. Parece mentira, pero con un poco de manipulación de la ley han podido adueñarse de decenas de propiedades y venderlas sin ningún problema.

Tal situación no se entiende sin la complicidad de funcionarios de gobierno, tanto en el Registro Público de la Propiedad, con en los juzgados e, inclusive, en las propias notarías. Estos últimos, han actuado como cómplices involuntarios.

La problemática ya ha sido destapada por algunos de los propietarios afectados, lo que ha permitido descubrir el modus operandi de este grupo criminal. Ahora falta que las autoridades actúen. Sin embargo, hasta el momento, a pesar de conocer la situación, no han hecho nada…

Comments

comentarios