El Tribunal Revolucionario-mediático de AMLO

Por M. en D. Joaquín R. Benítez V.

“La política es el arte de vender simultáneamente el gozo de la estabilidad y la paranoia ante el caos”. Carlos Monsiváis (escritor y poeta mexicano).

Concluida la Revolución Francesa, la Convención Nacional, instauró en fecha 17 de agost1o de 1792, el Tribunal Revolucionario, siendo una institución jurisdiccional extraordinaria en la que no había apelación y en la que se juzgaría a los enemigos de la revolución, incluyendo al Rey Luis XVI y su esposa María Antonieta. Una de las cabezas principales de este Tribunal, lo fue Maximilien Robespierre.

Se calcula que el Tribunal Revolucionario guillotinó a más 60,000 personas (entre los se encontraban asambleístas que eran contrarios a los jacobinos encabezados por Robespierre, Dantón, Marat, entre otros), con la sola acusación de ser enemigos de la revolución; a este período obscuro en la administración de justicia se le conoció como la época del “Terror”.

Se dice que en cada Asamblea del Tribunal Revolucionario, los jacobinos liderados por Robespierre, podían acusar a cualquier persona o legislador de ser conspiradores en contra del nuevo gobierno y tratar de implementar el antiguo régimen, siendo suficiente para condenarlos a la guillotina e implementando así el “terrorismo de Estado” moderno en el que sin juicio previo, se condenaba.

Desde el diciembre de 2018, cuando asumió la presidencia de la república Andrés Manuel López Obrador, comenzó a realizar su acostumbrada conferencia mañanera (igual que cuando era jefe del gobierno), ahora conocidas como “las mañaneras” y en las cuales daría a conocer los avances de su gobierno, así como las actividades de importancia para el país.

En lugar de que las mañaneras sean un espacio informativo directo entre gobernante y gobernados, AMLO las ha convertido en el tribunal revolucionario – mediático, en las cuales acuse y agrede a periodistas y medios de comunicación que lo critican; pretende exhibir a los supuestos jueces que dejan (súper sic) libres a los delincuentes; expone a los empresarios y condena a los corruptos.

Al igual que en el Tribunal Revolucionario francés en las mañaneras todo se sustenta en el dicho del Presidente, durante cerca de dos horas se juzga y se condena mediáticamente; se habla de corruptos sin mostrar ninguna prueba, pero tampoco sin iniciar los procedimientos jurisdiccionales pertinentes ¿dónde están los acuses de las denuncias ante la Fiscalía General de la República o la Auditoría Superior de la Federación?

Durante 4 meses AMLO a convertido las mañaneras en una especie de programa televisivo en el que se ventilan los chismes familiares, se pelan, se reconcilian, se vuelven a pelear y el público emite su veredicto; lo mismo pasa con los asuntos trascendentales del país, donde los proyectos trascendentales para el desarrollo de México se votan a mano alzada y sin ninguna representación estadística.

Como ejercicio democrático de comunicación las mañaneras son un verdadero acercamiento hacía los ciudadanos, pero se han pervertido al usarlas para denostar y desprestigiar a todo aquel que no comulgue con las ideas de la seudo cuarta transformación, lo cual se transpola a las redes sociales, en los que la condena es encarnizada, cruel y no se presta al diálogo ni a la razón.

ºNo en vano la frase de AMLO a los medios de comunicación “si se pasan, ya saben lo que les pasa”, con clara dedicatoria de censura, la cual puede practicarse de muchas maneras, no solo con quitar a un periodista, también puede haber censura al hostigarlo al grado que desee ya no publicar, de una u otra manera, López Obrador, a través de caminos diferentes, hace lo mismo que los gobiernos conservadores de los que tanto se queja.

Mientras Robespierre mandaba a su enemigos a la guillotina, AMLO lo hace al juicio de la opinión pública, al desprestigio y al odio de ciertos sectores de la población, los cuales quieren ver sangre, pues a pesar de que llevaron a su líder a Palacio Nacional, siguen hablando de que hace falta una revolución, es decir, una guerra fratricida (homicidio de un hermano) entre mexicanos.

La polarización de los mexicanos es una de las tareas principales del gobierno lopezobradorista, en lugar de buscar la reconciliación y el trabajo en equipo para sacar adelante al país, se profundizan las heridas entre los diversos sectores de la sociedad, al grado que no existen términos medios, o se es bueno o malo, liberal o conservador, fifi o chairo, de derecha o de izquierda; ¿será verdad que todo los extremos son malos por ello se debe buscar el punto medio como equilibrio?

______________________

Comentarios y sugerencias: jbenitezv_nos@hotmail.com

Comments

comentarios