Pasos a Seguir Para Empezar a Emprender

Seguramente has pensado alguna vez en emprender. El problema es que no sabes por dónde empezar. Tienes muchas ideas en la cabeza, pero no sabes cómo organizarlas de forma óptima.

Es por eso que en este artículo te queremos mostrar una serie de consejos e ideas para empezar a estructurar tu futuro negocio. Puede que al principio no sea fácil, pero te podemos asegurar que, si encuentras algo que te apasione y pones los siguientes pasos en práctica, el camino será más corto de lo que esperabas. El éxito puede que solo esté a la vuelta de la esquina.

Primero, responde a preguntas sencillas

La pregunta que se hace todo el mundo es: ¿y entonces… qué? Ésta surge cuando detectas que hay una tendencia y te preguntas acerca de las consecuencias. Este método está impulsado por la curiosidad intelectual y el descubrimiento casual.

Si algo te parece muy interesante, aunque parezca ridículo a primera vista, puede que te haga millonario. Por eso es muy importante estar siempre atento.

Es bueno pensar que siempre existe una mejor manera de llevar el proceso o hacer un producto en cuestión. Tienes que buscar eso que tú puedes hacer mejor por el mismo precio para obtener beneficios.

Si tu mente lo puede imaginar, significa que es posible hacerlo. Si es algo plausible, ya puedes ponerte a trabajar de inmediato.

A partir de aquí tienes que encontrar ese punto débil en donde tu negocio puede encontrar su sitio.

La idea de negocio es el principio de toda empresa. Este punto te permite empezar a trabajar en un proyecto. Es imprescindible que sea innovadora y ofrezca un servicio o producto diferente, o explotar un nicho de mercado que todavía no existe.

Estudia su viabilidad

Las ideas pueden ser buenas. Pero, sino eres capaz de rentabilizar económicamente una idea, no va a servir de nada que ésta sea la mejor. Es por ello que tienes que hacer un plan de viabilidad que te permita conocer las posibilidades que tiene tu negocio en el mercado.

Para saberlo, necesitas hacer un estudio de mercado. Así descubrirás el mar por donde andará tu nuevo negocio. Controlar la competencia que hay es otro aspecto fundamental, así como conocer al cliente al que te vas a dirigir.

Crea el plan de negocio

Después de estudiar su viabilidad, vas a ver si realmente vale la pena o no seguir adelante con tu negocio. En el caso que la respuesta sea sí, debes empezar a redactar un plan de negocio en el que se describa cómo piensas que va a funcionar la empresa.

En este debe haber también el plan de marketing y todos los elementos estratégicos que afectan a la empresa. El plan de negocio servirá como una hoja de ruta para que la empresa se asegure de un correcto funcionamiento.

Otro beneficio de tener un plan de negocio es que puede ayudar a presentar tu empresa y crear la confianza necesaria en inversores o entidades que te puedan financiar.

Mantén todo limpio y sencillo

Durante el proceso de poner en marcha tu negocio tendrás que tomar una serie de decisiones que con frecuencia vas a tener la tentación de querer optimizarlas.

Es mejor que concentres la energía y la atención en los objetivos a conseguir. Para el resto, déjate llevar por la inercia e intenta que todo sea limpio y sencillo. No tiene sentido que te pongas complicaciones.

Consigue el dinero para tu negocio

Si tras todo el trabajo que has hecho hasta ahora, no tienes el dinero suficiente para poner en marcha tu proyecto, habrá sido todo un fracaso. Desgraciadamente son muchas las grandes ideas que se pierden por el camino por el problema de la financiación. Es por eso que le tienes que dar mucha importancia y no dejarla para el final.

Afortunadamente existen en la actualidad muchas formas de conseguirla. Por un lado, tienes los inversores y las entidades bancarias. Es por eso fundamental que vean de forma muy clara tus números, ya que de lo contrario no te otorgarán financiamiento. De aquí radica la importancia del plan de negocio. Otra opción parecida, si no necesitas mucho dinero, es echar mano de los préstamos en línea que puedes encontrar en Internet. Normalmente estos ofrecen dinero rápido. Eso sí, las condiciones pueden variar según tu perfil y necesidades.

También existen otras posibilidades como el crowdfunding o los business angel. Estos te permiten explorar nuevas vías de financiación.

6 consejos antes de iniciar tu negocio

Ahora que ya conoces los pasos que debes seguir para iniciar tu andadura en el mundo del emprendimiento y empresarial, ha llegado el momento de presentarte una serie de consejos antes de iniciar tu negocio:

  • Sigue la pasión que tienes y no la dejes ir. Alimenta tu negocio día a día, mantén viva la pasión. Si la primera medida que tomas no funciona, recuerda lo que te apasiona para encontrar otra solución que sirva para tu cliente.
  • El dinero es el rey del negocio. Asegúrate de que entiendes tu plan de negocio. Es por eso que debes saber los ingresos y gastos que tiene tu empresa. Es parte del éxito. Si conoces cómo funciona tu negocio, puedes planear mejor cómo obtener futuros beneficios.
  • Contrata de forma inteligente. Tómate el tiempo necesario que necesitas para elegir las personas correctas para el trabajo. Si ves que no rinden a la altura de sus expectativas, que no te tiemble la mano en despedirlas. Debes tener en cuenta que las personas que contratas tienen que amar lo que a ti no te gusta para tirar adelante la empresa.
  • Si tienes socios, comunica con ellos de forma continua. Es una gran forma de atraer talento complementario para hacer crecer a tu negocio. Las reuniones que tengas con ellos pueden ser un muy buen momento para tener lluvias de ideas o hablar de problemas.
  • Piensa que siempre algo puede salir mal. Debes tener en cuenta los obstáculos con los que te puedes encontrar por el camino. De la misma forma que tienes que esperar lo mejor, también tienes que estar preparado para los tropiezos. Es normal que pasen cosas que no puedes controlar. Además, es importante que apliques sistemas a tu negocio para que puedas tener vacaciones o tiempo con tus hijos. Respetarte a ti mismo es algo fundamental para el éxito de tu empresa.
  • Pide consejo siempre que lo requieras. Aunque tú seas el jefe, puede que haya momentos en que necesites la ayuda de otros para tomar ciertas decisiones. Este proceso no te tiene que dar vergüenza. Al revés, muestra que confías en tu equipo. También aprende de otros emprendedores. Los que tienen experiencia de años pueden darte muy buenos consejos.

Comments

comentarios