Registra Zitácuaro Grave Aumento de Desaparición de Mujeres

Zitácuaro. – El número de mujeres desaparecidas en Zitácuaro y la región Oriente ha aumentado de forma dramática en las ultimas semanas, sin que las autoridades hagan nada más que tratar de ocultar la magnitud del problema.

Por ello, en muchos hogares de Zitácuaro no hay nada que celebrar este 10 de mayo, cuando uno de sus miembros, principalmente mujeres, se ha ido sin saber a dónde y porqué. La incertidumbre un filo que les perfora el alma.

En la tierra que el gobernador Silvano Aureoles Conejo, ha dicho que quiere como suya, las desapariciones han causado miedo y alerta en la población, mientras que las autoridades sólo guardan silencio.

Las redes sociales se han convertido en la única vía en la que los familiares de las desaparecidas intentan, de forma desesperada, de encontrarlas y saber algo de ellas. Mientras que las señales de alarma no parecen importar, ni a la Fiscalía Regional, ni al as policías.

Este silencio evita que se tengan estadísticas confiables, porque en lugar de enfrentar el problema, se trata de enterrar, como si esta problemática se solucionara sola. Lo mismo pasa ante la localización de cuerpo de mujeres en algunas zonas de la ciudad, cuya información es también ocultada.

Pero el problema no se puede tapar. A su modo, la población se entera de estos hallazgos, lo que genera una sensación de vacío, frustración y desesperación entre la población.

Esta situación, y las constantes publicaciones de las redes sociales alimentan la especulación. Además, otro problema es la criminalización que hacen las autoridades de las propias víctimas.

Cuando sus familiares acuden a denunciar la desaparición, la respuesta es la burla o el acusar que las féminas se fueron por su voluntad, con el novio, o que estaban embarazadas, o a causa de un problema que querían ocultar.

Lo anterior, cuando la ley les obliga a atender sin dilación la desaparición e iniciar de inmediato el protocolo de búsqueda. Esta actitud de las autoridades no hace más que entorpecer el proceso.

Lo establece la Ley General en materia de Desaparición de Personas. Su artículo 13 señala que la desaparición forzada de personas o cometida por particulares debe de ser perseguida de oficio. Además, esta búsqueda tiene carácter de permanente y no puede parar hasta que la persona haya sido localizada, viva o muerta.

El artículo 14 señala que la acción penal y las sanciones correspondientes por desaparición no prescriben nunca. Tampoco se pueden imponer criterios ni formas de soluciones alternas.

Sin embargo, la ley parece letra muerta, mientras las autoridades competentes no tienen avances, ni se ha conformado un mecanismo eficaz de búsqueda e investigación de personas desaparecidas.

De tal forma, mientras los casos aumentan dramáticamente, poco se sabe de las mujeres desaparecidas. No hay bases de datos y la poca información que se tiene está dispersa e incompleta. Además, muchos no denuncias por temor a ser revictimizados o sufrir represalias.

Comments

comentarios