Ya Estaría Tomada La Decisión del Nuevo Alcalde Sustituto

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro.-Todo parece indicar que la decisión sobre el sucesor de Carlos Herrera ya está tomada. Y vaya que es urgente que haya una cabeza porque la situación al interior del Ayuntamiento ya no puede aguantar más, porque la administración está hecha un desastre.

Dentro del Ayuntamiento prevalece la división, los enfrentamientos, lucha de egos y de poder entre diversas facciones que se han formado ante la ausencia de un alcalde. Lamentable, porque los ciudadanos han pasado a segundo término.

Fuentes confiables nos indicaron que la decisión se tomó ya. Y aunque el alcalde con licencia y ahora secretario de Gobierno propuso los nombres, fue el gobernador Silvano Aureoles el que palomeó el nombre del que será presidente sustituto.

De acuerdo a esta información, no habrá sorpresas. Herrera habría preferido volver a poner en práctica la fórmula que empleó durante su ausencia de la alcaldía, en la anterior administración, para hacer campaña para reelegirse en el cargo.

Aunque en política no hay nada seguro, si no hay una decisión de último momento, es muy probable que Hugo Alberto Hernández sea nombrado por el Congreso del Estado como alcalde sustituto.

Sin embargo, ya sea el propio Hugo Alberto o alguien más, la situación que se encontrará el nuevo alcalde, al interior del Ayuntamiento, será bastante complicada y se tendrá que emplear mano firme para poner orden. Esto, de entrada y como primera acción.

La ausencia de Herrera provocó que los funcionarios buscaran privilegios, ventajas y cotos de poder. Esto ha dividido al grupo de trabajo del ahora secretario de Gobierno y enfrentamientos entre los funcionarios.

El nuevo alcalde enfrentará que algunos colaboradores del alcalde con licencia se han empoderado y, sin desempeñar la función para la que fueron contratados, sólo buscan demostrar su poder y capacidad para imponer criterios.

Lo anterior, debido a que Herrera, quien nunca se caracterizó como alcalde por poner orden entre sus colaboradores (debido a que en varios casos se trata de amigos, aliados o socios de negocios), a distancia le ha sido imposible tener control.

Por ello, el alcalde que llegue deberá de tener la capacidad de sustituir a los funcionarios rebeldes y conformar su propio gabinete, con personal que esté dispuesto a trabajar y a seguir sus órdenes.

Uno de los que se sentirá derrotado es Carlos Hurtado Casado, amigo cercano del alcalde con licencia y secretario de Servicios Públicos. Ello, porque su sueño ha sido ser alcalde. Pero Herrera nunca lo ha considerado para tal cargo.

Esto no ha impedido que Hurtado sea quien encabece uno de los bandos en los que está dividida la administración y se ha dedicado más a hacer grilla que a desempeñar la labor que le corresponde.

Hurtado se ha aliado con Mirna Merlos Ponce, la síndica, de militancia panista, y encargada del despacho de la presidencia, en el que ha demostrado, más que nunca, su ineptitud para desempeñar cualquier cargo.

Se trata de una unión en la que la ideología política de ambos es lo de menos, porque no tienen nada en común cuando se habla de principios partidarios. Pero los une la ambición y la sed de poder.

Este coto de poder se convertirá en un lastre, una piedra en el zapato para el nuevo alcalde. Además, está el grupo de funcionarios que, más bien, parecen aviadores. La ausencia de alguien que les pida cuentas y les obligue a trabajar, les ha permitido holgazanear, sin importar las necesidades de la población y sus obligaciones.

A esto hay que sumar la falta de presupuesto, dado que gran parte del dinero que llegará este año al Ayuntamiento, vía participaciones, se gastará en salarios y en la compra de insumos para las propias oficinas municipales.

Sin dinero, con un Ayuntamiento dividido y enfrentado, el papel del alcalde estará muy limitado. Se tendrá que demostrar carácter, capacidad y exigir un amplio margen de maniobra para tomar decisiones.

Es decir, cierto que Herrera aún es alcalde del Ayuntamiento de Zitácuaro, ya que los cargos de elección popular son irrenunciables, pero deberá de hacerse a un lado para que su sucesor pueda tomar las decisiones.

De otra forma, quien ocupe el cargo de alcalde sustituto estará atado de manos y limitado por caprichos y desorden de los amigos de Herrera que ocupan cargos en los que no han demostrado capacidad alguna.

Esperemos, primeramente, a que se haga oficial la designación del nuevo alcalde. Es cuestión de días para que la propuesta se presente ante el pleno del Congreso del Estado y se apruebe, de forma automática. Aquí les informaremos sobre los detalles del nuevo gobierno de Zitácuaro…

Rosario

Por cierto, la esposa del alcalde Carlos Herrera Tello, Rosario Jasso Briseño, era una fuerte aspirante para quedarse en el lugar de su esposo. Es decir, para que todo quedara en familia y no compartir el poder con nadie.

No obstante, cuando se manejó esa posibilidad, a través de los medios de comunicación estatales, la reacción no fue nada positiva, lo que provocó que el alcalde con licencia desechara esa posibilidad

Sin embargo, pareciera como que Rosario Jasso se quedó con las ganas y tal vez en el futuro busque algún cargo. Quizá por ello no desaprovecha la oportunidad para aparecer en los actos más lucidores del DIF municipal, que todavía encabeza como presidenta honoraria.

Jasso, en los hechos, prácticamente hace pocas acciones al interior del DIF, porque además no recibe ningún salario por el cargo simbólico. Pero no falta en los eventos en donde hay muchos reflectores.

Así, el Día del Niño aprovechó para encabezar el festival a favor de los menores de Zitácuaro. Y lo mismo hizo el pasado jueves, durante el evento para festejar a las madres del municipio. Ah, los reflectores pueden provocar adicción.

Silencio Criminal

Los homicidios, los secuestros, las desapariciones se han incrementado de forma preocupante en Zitácuaro. Pero las autoridades ni ven ni oyen nada. En lugar de combatir el crimen y procurar justicia, las policías y la Fiscalía Regional parecen más empeñados en ocultar los hechos de violencia que cada vez son más numerosos.

Pruebe de ello es el silencio que guardan en la mayoría de los homicidios que ocurren en el municipio. Los casos son conocidos porque siempre hay un testigo que difunde lo que ocurrió.

Sin embargo, no hay información oficial de la mayoría de estos acontecimientos. Lo curioso es que las corporaciones de seguridad conformaron un grupo de Whatsapp para informar a los medios de comunicación local sobre los incidentes que se registren en el municipio y en el estado.

Pero la mayoría de los comunicados que se publican en este grupo tienen que ver con asesinatos y delitos que ocurren en Lázaro Cárdenas, Apatzingán, Zamora, Uruapan e, inclusive, en Morelia capital.

Sin embargo, de los sucesos que ocurren en Zitácuaro y la región Oriente se informa poco o casi nada. Así que es más fácil obtener información de un asesinato ocurrido al otro lado del estado que lo que pasa en nuestro propio municipio.

Todo ello en un absurdo afán de tratar de simular que en la región Oriente no pasa nada, que se trata de la zona más segura del estado. Sin embargo, esta intención no pasa desapercibida entre los ciudadanos.

Así que si lo que se pretende es que la gente se sienta más segura, el resultado es todo lo contrario, porque cada vez hay más sensación de inseguridad, además de la desconfianza en las autoridades.

Comments

comentarios