Actuación Ministerial Arbitraria Provocó Enfrentamiento en Lienzo Charro

Zitácuaro.- Respecto a los hechos que tuvieron lugar el pasado lunes, en el lienzo charro, testigos presenciales y víctimas afirman que se trató de la incursión ilegal de supuestos Policías Ministeriales a una propiedad privada, para llevarse a una persona. Esto desembocó en agresiones por parte de los oficiales, lo que derivó en la detención de 20 personas.

Los testigos consultados por este medio indican que los supuestos policías nunca se identificaron, que entraron al lienzo charro, que es propiedad privada, sin una orden de cateo. Además, iban armados, sin uniformes y en una camioneta último modelo, con placas particulares.

En ese momento se llevaba a cabo, en el lienzo, un homenaje póstumo a uno de los integrantes de la Asociación de Charros. Entre los asistentes estaban familiares del fallecido e integrantes de la agrupación. Es decir, era un evento privado en un sitio particular.

Lo anterior, a decir de varios testigos, pone en duda la conducta de los policías y de la misma Fiscalía, al intentar cumplimentar una supuesta orden de aprehensión sin seguir el protocolo y con violencia y abuso de autoridad.

Mientras se llevaba a cabo el homenaje, los supuestos policías entraron de sorpresa al lugar, en una camioneta de lujo. Bajaron con armas de alto calibre y sin decir palabra se fueron sobre Daniel X., familiar directo del fallecido.

Por su falla y su vehículo, los presentes pensaron que se trataba de una célula del crimen organizado y que intentaban secuestrar al ciudadano, ya que con lujo de violencia lo subieron a la parte trasera de la cabina.

Una mujer, familiar de Daniel, quiso evitar que la camioneta saliera del lienzo con él. Así que se abalanzó sobre la unidad y medio las manos por la ventanilla. Al ver esto, la persona que iba a un lado subió el vidrio, con lo que las manos de la fémina quedaron atoradas con el cristal.

A pesar de ello, la camioneta intentó seguir, por lo que arrastraron a la mujer atorada, quien colgaba de la portezuela. Esto molestó a los testigos, quienes rodearon la unidad, para intentar evitar que saliera.

El conductor intentó echarles el carro encima. Pero uno de los presentes tomó un hacha y rompió el vidrio para liberar a la mujer. Entonces los tripulantes de la camioneta dijeron que eran policías ministeriales y que cumplimentaban una orden de aprehensión.

Los testigos exigieron que mostraran sus identificaciones y el mandato de captura. Además, la orden de cateo, para entrar a un sitio privado para llevar a cabo la acción.

Pero no solo no mostraron nada, sino que comenzaron a disparar, para que la gente se espantara y los dejaran salir. Uno de los presentes estrelló el parabrisas, con piedras, para que dejaran de detonar sus armas.

Los presentes dudaban que fueran policías, por la forma agresiva con la que llegaron y la falta de uniformes e identificaciones. Para ellos, era un intento de secuestro de parte de desconocidos armados.

Además, ante las versiones que luego se manejaron, se afirmó que ellos nunca detonaron armas, que fueron los policías los que abrieron fuego. La camioneta se les fue encima a los presentes. Por poco atropella a varios integrantes de la Asociación de Charros.

Cuando la camioneta salió, golpeó a un camión de lácteos que estaba estacionado afuera. Mientras, arribaron elementos de la Policía Michoacán y, al parecer, elementos del ejército.

Entonces, comenzaron a detener a varios de los presentes, que todavía se resistían a que se llevaran a su familiar y amigo. Al principio se dijo que hubo 10 arrestados. Pero los testigos señalan que fueron más de 20.

Los detenidos salieron más tarde. Sin embargo, afirmaron que, para recuperar su libertad, los obligaron a firmar documentos en los que se comprometían a pagar más de 100 mil pesos, por los daños en la camioneta.

Todo ello se supo porque los detenidos enviaban mensajes a sus familiares, sobre lo que pasaba en el interior de la Fiscalía. Asimismo, hicieron publicaciones en Facebook para explicar lo que había pasado y contradecir las versiones que trataban de confundir a la gente.

Supuestos Guardias del Gobernador, Involucrados

Todo se generó porque, supuestamente, existía la orden “de arriba” de entrar al lienzo charro y detener “a como dé lugar” al acusado de lesionar a uno de los guardias del gobernador Silvano Aureoles Conejo, semanas antes.

El incidente tuvo lugar -según testigos- el 16 de febrero pasado, cuando se celebro un jaripeo. El ahora detenido era el organizador del evento. Dos sujetos, que se identificaron como guardias del gobernador, asistieron en estado de ebriedad.

Pronto comenzaron a discutir con Daniel X., para que éste moviera una camioneta y los dejara salir. Al no encontrar respuesta positiva, los supuestos guaruras sacaron un arma y dispararon al suelo.

Ante ello, Daniel también sacó un arma y disparó a las piernas de los sujetos. Uno de ellos quedó herido y el organizador del evento se dio a la fuga, por lo que las autoridades no pudieron dar con él, hasta el pasado lunes, cuando vino al sepelio de su hermano.

Las autoridades manejan una versión oficial en la que no se mencionan las agresiones de los oficiales, no la falta de orden de cateo para entrar a un sitio particular. Además, manejan de 10 detenidos, sin decir nada sobre el cobro de 100 mil pesos que se les hizo.

Comments

comentarios