¿Santa Lucía y Dos Bocas, las Tumbas de la 4T?

Por M. en D. Joaquín R. Benítez V.

“La tiranía totalitaria no se edifica sobre las virtudes de los totalitarios sino sobre las faltas de los demócratas”. (Albert Camus, escritor francés).

Dos de los megaproyectos del sexenio obradorista, el Aeropuerto en Santa Lucía y la refinería de Dos Bocas, pueden convertirse en la tumba de la Cuarta Transformación (súper sic), pues se están convirtiendo obra de infraestructura que desmienten los dichos del Presidente de la república, poco a poco la realidad se está imponiendo al discurso y se prevé que sus costos y tiempos de entrega sean mayores a los pronosticados.

En el caso de Dos Bocas la licitación pública, para su construcción y a la que invitaron a tres de las “mejores empresas” del mundo en el remo, se declaró desierta en razón de que las trasnacionales no se ajustaban al presupuesto de 8 mil millones de dólares y a los tiempos pedidos por el gobierno federal, ello por la sencilla razón de que, un proyecto de esta envergadura necesita más tiempo y dinero.

No obstante, el presidente de la república ha dicho que sí se puede construir la refinería con ese presupuesto y en 3 años, lo cual es cierto según los expertos, pero aclaran que con esta cantidad se construiría una planta pero modular (que es más pequeña y prefabricada) por lo que su capacidad de producción rondaría entre 50 y 80 mil barriles diarios, mientras que las refinerías “normales” producen arriba de 340 mil barriles diarios.

Otro dato interesante radica en el hecho de que las refinerías modulares trabajan con petróleo ligero, empero los yacimientos que hay en el país son de crudo pesado, lo cual implicaría importar el ligero, lo que representa un doble gasto para las finanzas del país; en otras palabras de construirse una planta modular, el gobierno federal estaría dándole al pueblo gato por liebre; y en caso de ser una refinería “normal” se aumentarían los costos y tiempos de construcción.

Por lo que ve a las pistas del Aeropuerto Internacional, en Santa Lucía, su costo ya fue aumentando en 8,200 millones de pesos, ya que no contemplaron la “aparición” del cerro de Paula con una elevación de más de 2,600 metros sobre el nivel del mar, más 800 millones en estudios preliminares; a lo anterior, se le ha sumado el problema de qué hacer con más de 5 mil árboles que se encuentran en la zona, los cuales deberán de ser talados o trasplantados.

Respecto a Santa Lucía son muchos los contras que los expertos en aeronáutica han esgrimido, desde la inviabilidad de tener 3 aeropuertos, como los tiempos de traslado entre uno y otro, así como la dificultad de las aerolíneas para operar simultáneamente en 3 complejos;  la poca capacidad para desahogar la carga de pasajeros que tiene el país, entre otros.

Sólo el tiempo dirá si Dos Bocas y Santa lucía son las maravillas que se anunciaron, por el bien del país y de los mexicanos se espera que esta obras de infraestructura sean detonantes económicos, sin embargo, todo parece indicar que se convertirán en elefantes blancos que serán pagados con cargo al erario y por ende a los ciudadanos.

El país ya no está para experimentos, se necesitan acciones concretas, viables y que tiendan al desarrollo, en los últimos 30 o 40 años se ha pensado en el lucro inmediato de unos cuantos (ciertos empresarios y políticos), lo cual se ha replicado en la administración morenista con sus adjudicaciones directas que han beneficiado a empresas señaladas desde la silla presidencial.

Y no solo han sido las adjudicaciones directas, también los contratos a empresas que en la administración anterior de Peña Nieto, fueron utilizadas para sangrar al erario público; ojalá que los caprichos del ahora gobernante en turno no le sigan costando a los bolsillos de los mexicanos, como ha sucedido en el México posrevolucionario, cuyas consecuencias se siguen pagando.

Tanto la refinería como las pistas del aeropuerto son responsabilidad de López Obrador, no habrá a quien culpar si es que no se cumplen los objetivos, ni tampoco habrá empresarios fifis con los que pueda escudarse, pues ambos proyectos están siendo elaborados por el propio gobierno federal; la prueba de fuego de MORENA gobierno está a la vuelta de esquina, como puede ser la bandera que lo impulse también puede convertirse en su propia tumba.

__________________________

jbenitezv_nos@hotmail.com (comentarios y sugerencias).

Comments

comentarios