¿Libertad de Expresión en Michoacán?

Por el Equipo de Primer Plano

Zitácuaro, Michoacán.- El festejo de la libertad de expresión no es una concesión de las autoridades a los periodistas, sino una excusa para presumir que se respeta el ejercicio periodístico, lo cual no es cierto en la mayoría de las ocasiones.

Es más bien un abrazo fingido en el que buscan encaminar la pluma del qué y cómo quieren que se hable de ellos en los medios de comunicación. Un pretexto para tener acercamiento.

Desde su origen, en la década de los 50, esta fecha ha simbolizado una forma de renovar tácitamente una alianza entre ambas partes, que significa si tú me apoyas yo te apoyo. Y así se mantiene.

La idea sigue siendo el reconocimiento a la libre expresión de las ideas y a la diversidad de pensamientos, pero en cuanto el periodista expresa algo que no favorece, que incomoda al gobierno en turno hay una reacción.

Las prácticas no cambian, si acaso los colores, porque a veces ni los personajes –estos también siguen siendo los mismos- y quienes ocupan los cargos ya se la saben.

Principalmente aquella de tratar de controlar lo que se dice a cambio del pago de publicidad oficial, situación que aún se presenta desde los tres órdenes de gobierno.

Para muestra recordemos la lista de periodistas que recién se publicó fueron favorecidos durante el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto, y que se desconoce quién proporcionó la información, así como por qué no aparecen los montos pagados a las principales televisoras o consorcios de medios.

A nivel local, el año pasado también se publicó un video anónimo que daba nombres de medios y montos para exhibir cuanto se le paga a los medios de comunicación, que recordemos también son empresas.

En este listado ni están todos los que son, ni son todos los que están y las cantidades tampoco fueron reales, porque había quienes recibían el triple o cuádruple de lo publicado.

La libertad de expresión, en el caso de los medios de comunicación, está acotada por los poderes públicos y los delictivos. Recordemos que México es uno de los países en donde más se asesina a los periodistas incómodos.

A veces, informar o decir la verdad es un tema de vida o muerte. Y en un país en donde la impunidad es la norma, quienes se atreven a hablar con libertad, en ciertas zonas del país, es como si firmaran su sentencia de muerte.

Por lo tanto, una fecha hecha por la élite del poder para festejar algo que no es ver-dad ni real, no tendría razón de ser, a menos que sirviera para hacer un compromiso para ejercer y respetar la libertad de expresión.

De otro modo, no hay nada que festejar…

Comments

comentarios