Se Convierte Obra Detenida del Mercado en Trampa Mortal

Los registros están tapados con tablas de aglomerado que se doblan al paso de la gente

Zitácuaro.- Un grave peligro para usuarios y los propios locatarios representan las obras paralizadas de rehabilitación del mercado principal Melchor Ocampo. Esto ha contribuido más al caos que ya de por sí se vive en este lugar.

Durante un recorrido por el mercado se ha podido constatar que los trabajos están detenidos. Los locatarios señalan que desde hace más de 20 días pararon la obra y aunque no han dado ninguna explicación de ello, algunos trabajadores dijeron que es por falta de recursos del Ayuntamiento.

El problema es que abrieron un pasillo completo, a una profundidad de aproximadamente un metro y medio, para meter la nueva red de drenaje, agua y electricidad, pero ahí se quedó.

Para que la gente pudiera pasar mientras se rellenaba el foso y se colocaba el cemento, se colocaron tableros de madera contrachapada, que durarían menos de una semana, pero con la paralización de la obra ya se quedaron así.

Al paso de la gente, la madera se hunde, lo que implica un riesgo de que se rompa y alguien pueda salir dañado. Los comerciantes indican que por los pasillos circulan diablitos cargados de mercancías, pero que esta madera no aguantaría su peso.

En los pasillos que cruzan el mercado de oriente a poniente, el nuevo suelo de cemento ya está instalado, pero faltan los detalles. Entre ellos, la colocación de las tapas de los registros del drenaje.

Nuevamente, en lugar de las tapas definitivas, se colocaron cuadros de madera contrachapada. Estos ya tienen más tiempo, y se nota: algunos ya están sumidos por el peo que han soportado y podrían colapsar en cualquier momento, porque la gente circula sobre ellos, al visitar el mercado.

Además, también están inconclusas algunas redes de electricidad, que asoman cables de los que se desconoce si haya corriente o no, pero que pueden representar un riesgo para los usuarios.

Por su fuera poco, los mismos locatarios contribuyen al desorden, porque desde hace tiempo han tomado el propio mercado como estacionamiento para sus motocicletas, puesto que las introducen y las paran en los pasillos, lo que está prohibido. No obstante, no hay ninguna autoridad que ponga orden.

Comments

comentarios