Acuden Numerosos Visitantes a Observar las Luciérnagas a El Llanito

Tlalpujahua, Michoacán. – El Llanito se ha llenado de luciérnagas. Como se esperaba, esta comunidad del municipio de Tlalpujahua se ha convertido en punto de encuentro de visitantes de todo el país que desean observar el cada vez menos frecuente avistamiento de estos insectos que producen su luz propia y que ahora se han convertido en un gran espectáculo.

Es el segundo año que se abre al público el santuario, para el avistamiento de luciérnagas, que se ha convertido en una alternativa a los existentes en Tlaxcala desde hace tiempo.

La diferencia es que en Tlalpujahua tiene el plus de ofrecer a los visitantes un paseo por este pueblo mágico, lleno de tradición y que es la capital mexicana de la producción de esferas navideñas, entre muchas otras artesanías.

Es decir, la oferta es doble: naturaleza, con el avistamiento de luciérnaga y el recorrido por el pueblo mágico de Tlalpujahua, que cada vez más se convierte en un polo turístico para quienes buscan la nostalgia del pasado, en pleno presente.

Respecto a las luciérnagas, El Llanito se localiza a 20 minutos de la cabecera municipal. Para entrar al sitio de avistamiento se deben de seguir las reglas, que están hechas para proteger a los insectos.

No se debe de llevar lámpara. Además, hay que caminar en silencio, con el menor ruido posible. No se puede usar repelente para insectos y no se debe de tirar basura. Y se debe de ir acompañado de un guía, que se le asignará en la entrada. La hora de avistamiento comienza a las 8 de la noche.

El Llanito es una comunidad agrícola, en donde las luciérnagas se han adaptado a vivir entre milpas de maíz y avena. La zona de avistamiento es de unas 10 hectáreas y se ha abierto al público después de una investigación científica de 2 años.

La temporada de avistamiento de luciérnagas terminará el 31 de agosto, cuando la temporada de lluvias también decrece. La entrada cuesta 50 pesos por persona, más el guía, a quien se le da una cooperación voluntaria.

Con la llegada de los visitantes, los habitantes de El Llanito han preparado productos especiales para ofertarles, que van desde artesanías hasta platillos típicos, acompañados de atole, que cae bien en las noches frías y lluviosas del santuario.

Comments

comentarios