Atacan al Alcalde Hugo Alberto Desde la Misma Administración Municipal

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro, Michoacán. – El río revuelto producido por la tormenta del pasado viernes envalentonó a los odiadores del alcalde sustituto, Hugo Albergo Hernández Suárez, quienes aprovecharon el fenómeno natural para arremeter en contra del edil, con una gran batería de noticias falsas (fake news).

Se trata de fuego amigo, porque la fuente de este ataque está dentro del mismo grupo de Carlos Herrera Tello, al que Hernández representa. Es más, los odiadores se encuentran dentro de la propia estructura del Ayuntamiento y utilizan recursos públicos para financiar su guerra fratricida.

Como fuego amigo se denomina a los disparos provenientes del propio bando. Generalmente se producen por errores en la identificación del enemigo. Pero, en este caso, no se trata de herir al alcalde sustituto por equivocación. Al contrario, se le tiene bien identificado y se busca debilitarlo, para que no pueda salir adelante.

Los golpeadores, como cobardes que son, obviamente que no dan la cara. Se valen de medios que tienen contrato con el propio Ayuntamiento. En este caso, la noticia que se trató de difundir como cierta fue la supuesta ausencia del alcalde en plena crisis producida por la tormenta.

El argumento fue que mientras Zitácuaro padecía de múltiples daños por la gran cantidad de agua que inundó varias zonas, Hugo Alberto se encontraba de paseo, en Tzintzuntzan, en donde festejaba la noche de muertos.

Se afirmaba que el alcalde brillaba por su ausencia y no atendió la emergencia, mientras que presumía en redes sociales fotos de su viaje de paseo. Y para confirmar estos señalamientos, se publicó una fotografía en la que, efectivamente, Hugo Alberto posaba junto con su esposa y su hija.

En el fondo de la foto se veía una tumba y arreglos propios del festejo de Día de Muertos en la zona lacustre del estado. Para lograr hacer daño, lo que no aclararon fue que esta fotografía correspondía no a Tzintzuntzan, sino a Pátzcuaro. Y uno a este año, sino al 2016.

Así, como suelen hacer lo que siembran noticias falsas para provocar una reacción en la gente y dañar a su objetivo, se utilizó una foto antigua para sacarla de contexto. Pero, además, incluyeron a la hija del alcalde, una niña, para sus fines. Esto es una violación.

Los señalamientos continuaron en contra de Hernández Suárez, quien ha tratado de ignorarlos y continuar adelante con el trabajo casi imposible de reconducir el destino del municipio.

Sin embargo, creemos que el restarles importancia a estos ataques no es buena táctica, porque no hace más que envalentonar a aquellos que desde las sombras intentan tumbarlo del cargo.

Y es que, como señalamos arriba, no se trata de rivales políticos, ni ciudadanos preocupados que cuestionan y exhiben hechos. Son gente del mismo grupo que usa nuestros recursos para su guerra personal.

Sabemos que se trata de aquellos que, desde el cargo que obtuvieron por servir a Carlos Herrera, obtienen beneficios económicos y ven en Hugo Hernández un peligro para sus intereses.

A nosotros, como ciudadanos, esta situación no nos ayuda en nada. Por el contrario, nos afecta de forma directa, porque se utilizan recursos que deben estar destinados a planes y acciones en nuestro beneficio y no la de un grupo de corruptos…

Agua a su Molino

Por cierto, el mismo secretario del Ayuntamiento, Moisés Salazar, cuando dio un informe de las acciones que se llevaban a cabo en la administración, el mismo día de la tormenta, lo hizo en nombre del secretario de Gobierno, Carlos Herrera.

Se refirió, sí, al alcalde Hugo Alberto, pero en segundo plano, parecía dar a entender que si algo se hacía bien era por el alcalde que dejó el cargo para embarcarse en otra aventura. Qué mal.

Pero el propio Herrera utilizó la tormenta para llevar agua a su molino. Sin poner un pie en Zitácuaro, porque él si estaba en Pátzcuaro, en celebración, afirmó que él atendió la problemática. Lo hizo, como ya se le ha hecho costumbre, a través de declaraciones a los medios y de sus redes sociales.

Dijo estar preocupado por Zitácuaro. Pero, si en realidad quiere estar al pendiente de este municipio, atenderlo, ayudarlo, ¿entonces por qué dejó el cargo de alcalde y se fue a Morelia? Absurdo, ¿no?

Federalización Educativa y Mentiras

Todo parece indicar que los cambios hechos este lunes en la Secretaría de Educación en el Estado van encaminados a iniciar el proceso de federalización de las nóminas de los maestros michoacanos.

El titular de esa dependencia, Alberto Frutis, dejó el cargo, tras acusaciones de corrupción y desvíos de recursos. Fue una administración negra, en la que los maestros michoacanos fueron reprimidos como nunca.

Pero como se trata de una persona muy cercana al gobernador Silvano Aureoles, siempre operó con toda libertad, con toda impunidad. En lugar de castigar las irregularidades que cometió Frutis, el mandatario lo despidió como si fuera un héroe.

Le atribuyó el falso aumento de nivel de la educación en Michoacán. Y presumió como un logro el que haya cancelado las plazas para los normalistas del estado. También afirmó que Frutis terminó con las protestas magisteriales.

Obvio que nada de eso fue cierto. No es verdad que Michoacán haya elevado su nivel de aprovechamiento. Esa afirmación, como lo demostró Primer Plano, se basa en una interpretación convenenciera de la prueba enlace, en la que participaron menos de la mitad de los alumnos del estado.

Por el contrario, a lo largo de su gestión hubo múltiples denuncias de corrupción, de enriquecimiento ilícito, de cerrazón ante los maestros y de represión en su contra. Además, ha acumulado adeudos con los profesores del estado por más de 3 mil millones de pesos.

En la pasada legislatura del Congreso del Estado, la entonces diputada Xóchitl Ruiz González denunció el gasto excesivo de 89 millones de pesos en la compra de útiles escolares a sobreprecio.

Por ejemplo, las cajas en donde entregaban los paquetes de útiles las compraron a 89.45 pesos, cuando la legisladora descubrió que su verdadero costo era de 12 pesos. Mucho dinero se fue así, a través de la Secretaría de Educación. Las denuncias nunca fueron investigadas, ni los desvíos aclarados.

Frutis respondió, claro. Obvio dijo que no era cierto, sin refutar las cotizaciones de la diputada que demostraba el exagerado sobre precio. Al contrario, se limitó a atacarla. Afirmó que la legisladora estaba dolida porque anteriormente había perdido las elecciones. Así, de ese tamaño el nivel del ahora exsecretario de Educación.

El análisis que se hace de la administración de Frutis fue el fracaso de la apuesta educativa de la administración de Silvano Aureoles. El funcionario fue inflexible e insensible a las necesidades del magisterio.

De hecho, los normalistas optaron por no tratar su problemática con Frutis, a quién, por su cerrazón, nunca vieron como su interlocutor. Por el contrario, el magisterio estableció contacto directo con la federación. Pero esta situación irregular, Silvano la presenta como un logro al afirmar que “no se firmaron convenios con los maestros”.

Mientras los maestros michoacanos vivían problemas económicos por el retraso de salarios y bonos, el secretario de Educación presumía su gran poder adquisitivo. Llamó mucho la atención cuando llevó a un evento a bordo de un auto de lujo.

Y, en diciembre pasado, cuando a los maestros no les habían pagado sus salarios y sus aguinaldos, Frutis fue sorprendido cuando estaba en una agencia de autos de la capital. Trataba con el vendedor una camioneta de más de medio millón de pesos, presuntamente con la intención de comprarla. Esto causó indignación en el magisterio.

Pero el “héroe” Alberto Frutis no quedará fuera del presupuesto. Una vez que dejó la Secretaría de Educación, el gobernador lo contrató como asesor. ¡Vaya!

Comments

comentarios