Dan Premios, en Lugar de Castigos a Fiscales “Corruptos”

Zitácuaro, Michoacán.- Exagentes del Ministerio Público y el propio exfiscal Regional que fueron relacionados con actos de corrupción y acusados penalmente, fueron premiados con mejores cargos, en lugar de ser sometidos a proceso y castigados.

Así, el actuar de la Fiscalía, en el caso de estos funcionarios que fueron señalados de haber convertido la dependencia en negocios personales, en donde la solicitud de dádivas a las víctimas de delitos ha sido la regla.

De hecho, la mayor incidencia de corrupción, según quejas ciudadanas, se dio con la llegada de Hugo Verduzco Medina a la Fiscalía Regional. Bajo su mandato se permitieron abusos, fabricación de delitos y exigencia de dinero a los ciudadanos que acudían a la dependencia en busca de justicia, que casi nunca encontraron.

Sólo después de varias quejas ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos y denuncias penales en su contra, fue removido del cargo. Pero no se le separó de sus funciones, ni se le castigó.

Por el contrario, fue nombrado por el Fiscal General, Adrián López, como titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos de Alto Impacto. De nada sirvió que se dieran a conocer casos comprobados de corrupción, en donde se le involucraba directamente.

Bajo el período de Hugo Verduzco se produjeron delitos de alto impacto, como el caso del linchamiento en Crescencio Morales. Asimismo, el secuestro de cinco policías de Tuzantla, que días después fueron asesinados a tiros en Zitácuaro. Ambos casos nunca fueron esclarecidos, ni castigados los responsables.

Asimismo, los agentes del Ministerio Público que trabajaron con Verduzco se caracterizaron por su trato agresivo con los ciudadanos y la exigencia de dinero para poder levantar las denuncias o realizar las “investigaciones”.

En el caso de los agentes del Ministerio Público, también hay acusaciones directas en su contra, de parte de víctimas de sus presuntos actos de corrupción. Uno de ellos es el de Samuel Nava, quien fue denunciado penalmente por una viuda.

La mujer resultó afectada luego de que este fiscal se coludiera con un exsocio de la viuda y elementos de la Policía Michoacán, para despojarla de una camioneta de su propiedad. Todo ello quedó registrado en la denuncia penal 24010/UATP/ZIT/2018.

De acuerdo a la declaración de la víctima, tras la muerte de su esposo, liquidó una sociedad que ambos tenían con José Luis Arreola. Como resultado de ello, se repartieron los bienes que tenían.

A la mujer le correspondió una camioneta doble rodada, que utiliza en el transporte de mercancía. Sin embargo, aunque la solicitó en varias ocasiones, el socio nunca entregó la factura del vehículo.

Debido a ello, insistió con más energía a Arreola Tello, quien finalmente le dijo que la factura la tenía la persona a la que le habían comprado la camioneta, pero que se encontraba en Estados Unidos.

Luego, le mencionó que todavía le debían 10 mil pesos al dueño de la camioneta, por lo que le pidió ese dinero para poder pagar y obtener la factura. La viuda se negó, porque habían tenido en posesión la unidad por 2 años y nunca mencionó que había un pendiente con el dueño original.

Ante la negativa, el 28 de agosto del año pasado, elementos de la Policía Michoacán se presentaron en su casa para decomisarle la camioneta, porque decían que estaba involucrada en un accidente, en el municipio de Juárez.

La mujer se negó a entregarla, porque no había ninguna orden al respecto y el día de los hechos la unidad se encontraba fuera del estado. Entonces se presentó el coordinador Regional de la Policía Michoacán, también con varias denuncias penales pendientes.

Y presionó a la viuda, ante lo que persistió en su negativa. El jefe policíaco se fue. Pero días después, cuando la camioneta cargada de guayabas se dirigía a la Ciudad de México, fue interceptada por elementos policíacos.

La camioneta fue encerrada en el corralón, con todo y la mercancía, y el chofer fue dejado en libertad. Cuando la mujer se presentó a reclamar la camioneta, en el corralón de Tránsito le dijeron que tenía que hablar con el “comandante Chema”.

Pero su sorpresa fue que cuando se dirigió a desayunar, antes de pasar con el comandante, vio su camioneta en posesión de su exsocio. El agente del Ministerio Público Samuel Nava le dijo que había entregado la unidad, porque se presentaron sus dueños, con la factura original.

Sin embargo, le dio la oportunidad de recuperar el vehículo, con un pago de 300 mil pesos. De esa cantidad, 100 mil eran para él “y su equipo”, por los gastos generados. La otra parte, era para su “cliente”, por los intereses generados.

La mujer levantó denuncia penal contra el agente del Ministerio Público y el comandante policíaco. Pero, en lugar de ser procesado, Nava fue ascendido y hoy ocupa un puesto en la ciudad de Morelia, en la Fiscalía Especializada en Investigación de Delitos de Desaparición Forzada de Personas.

Así es como se promueve a quienes han sido señalados por ciudadanos de actos de corrupción y acumulan denuncias penales en su contra…

 

Comments

comentarios