Más de 100 años para lograr la paridad de género

Por M. en D. Joaquín R. Benítez Vera

“Nuestros hombres creen que ganar dinero y dar órdenes son las bases del poder. No consideran que el poder está en las manos de una mujer que cuida de todos durante todo el día y da a luz”.  (Malala Yousafzai, estudiante y activista pakistaní).

De acuerdo con la publicación del Foro Económico Mundial denominada “Informe Global de Brecha de Género de 2020”, visible en la página de internet: https://www.weforum.org/reports/gender-gap-2020-report-100-years-pay-equality, se estima que la paridad de género se alcance dentro de 100 o 257 años, lo que pone el dedo en la llaga sobre los pocos avances en esta materia.

El estudio en mención comparó 153 países en cuanto a su progreso hacia la paridad de género en cuatro rubros: a). Participación y Oportunidades económicas, b). Logro educativo, c). Salud y Supervivencia, y d). Empoderamiento Político. Asimismo, el informe examinó las perspectivas de género en las diversas profesiones y las brechas existentes.

Los diez primeros lugares de los países que más han disminuido la brecha de género, en los cuatro rubros citados, fueron: 1. Islandia, 2. Noruega, 3. Finlandia, 4. Suecia, 5. Nicaragua, 6. Nueva Zelanda, 7. Irlanda, 8. España, 9. Ruanda y 10. Alemania; mientras que México de manera global, ocupó el lugar 25 lo cual fue un avance pues en 2018, se colocó en la casilla 50.

Si bien se ha avanzado en los rubros de empoderamiento político, educación y salud, en cuanto a la participación y oportunidades en la economía las brechas son abismales y ningún país la ha eliminado, inclusive se ha ahondado con respecto al año 2018; siguen existiendo marcadas diferencia salariales, de acceso a puestos de responsabilidad, de acceso a créditos, tierras o productos financieros.

Otro aspecto que contribuye a la disparidad financiera entre mujeres y hombres, es la carga desproporcionada de las responsabilidades domésticas y del cuidado de los hijos; en países como Noruega o Estados Unidos las mujeres ocupan el doble de su tiempo en estas actividades mientras que en otros países llega a ser de diez o más el tiempo dedicado en comparación con los hombres; lo que tiene un impacto significativo en las oportunidades profesionales de las mujeres.

El informe destaca que el progreso de México, en el rubro de Empoderamiento Político, se debió al aumento de mujeres que ocupan puestos en las Secretarías de Estado que pasó del 15.8% en 2018 al 42.1% en 2019; aunado a que las mujeres ocupan el 48% de los lugares en el Congreso de la Unión (Cámara de Senadores y Diputados), con lo cual se explica que México haya cerrado su brecha en un 46.8% ocupando el lugar 14.

En cuanto a los rubros Logro Educativo y Salud y Supervivencia, México ha cerrado casi por completo las brechas, lo que indica una paridad, sin embargo en el rubro Participación y Oportunidades económicas, las mujeres siguen en desventaja, pues la brecha sólo se ha cerrado en un 57.4%, ocupando el lugar 124, lo que implica un retroceso pues en 2018 se ubicó en la posición 122.

La brechas más significativas lo fueron en salarios e ingresos, lo que demuestra que las labores de as mujeres mexicanas son menos valoradas que las de los hombres, en las fuentes de empleo; asimismo, continua una ardua lucha de las mujeres por alcanzar puestos de responsabilidad, ocupando apenas el 36% de los mismos. El 47% de las mujeres en México están dentro del mercado laboral, el 26.4 de ellas trabaja parcialmente.

Pese a que en México, desde hace más de un año se cuenta con una casi paridad en los poderes Ejecutivo y Legislativo a nivel federal, poco se ha trabajado en políticas públicas y legislativas que impulsen una mayor participación de la mujer en el ámbito laboral y en la obtención de mayores puestos de responsabilidad en los sectores privados y públicos.

En cuanto a las actividades en el hogar y en el cuidado de los hijos, sigue persistiendo una cultura machista en la que las mismas están reservadas para la mujer, lo que ha afectado su desarrollo profesional y laboral; por lo que, a parte de las acciones gubernamentales, también es necesario cambiar la educación que desde del hogar están recibiendo millones de hombres y mujeres, cuya asignación de roles repercute en el futuro de las mujeres mexicanas.

__________________________

[email protected] (comentarios y sugerencias).

Comments

comentarios