Carrera Por la Amistad: Desvío de Recursos Para Promocionar a Herrera

Por Ricardo Rojas Rodríguez

Zitácuaro, Michoacán.- Descaradamente, Carlos Herrera Tello, alcalde con licencia y secretario de Gobierno aprovechará la carrera “por la amistad y la paz” que se realiza este sábado 15 de febrero en Zitácuaro para promocionar su imagen… con recursos públicos, obviamente. Ese evento no será nada barato y todo pagado con dinero del erario.

A quienes se inscriban se les regalará una playera. En total, se mandaron hacer 4 mil. Aquí hablamos de más de 100 mil pesos, sólo por el pago de este material. Pero, además, habrá “sorpresas”, “regalos”, y al menos 4 disk jockey a lo largo del recorrido.

La carrera está financiada por los gobiernos estatal y municipal. No se trata de un evento para promover el deporte, sino de un evento para reunir el mayor número de personas posibles, con la excusa de impulsar la actividad física.

Pero, el fondo, el fondo, es promover la imagen de Carlos Herrera, quien desde el año pasado anda en una especie de campaña, tanto en redes sociales, como en eventos de este tipo. Y, claro, en el uso y abuso de recursos públicos.

De acuerdo a la propaganda que se ha difundido, el gran logotipo de CH ocupa un lugar privilegiado en la competencia. Éste, como ha ocurrido en otros eventos similares realizados en esta ciudad, también estará impreso en las playeras.

¿Hasta cuándo las autoridades permitirán que los recursos públicos (tanto económicos, como materiales y humanos) sean utilizados por Carlos Herrera para promocionarse? ¿Es posible tanto cínico abuso de autoridad?

El caso de Carlos Herrera no es el único, aunque es el más evidente; al menos, para los zitacuarenses, porque nos ha tocado padecerlo en carne propia. Pero lo mismo hace el hermano del gobernador, el senador Antonio García Conejo.

Como sabemos, García Conejo es aspirante a la candidatura del PRD a la gubernatura. Y ese es el plan: que Silvano Aureoles le “herede” el poder a su hermano… si los ciudadanos lo permitimos.

Pero por intento no quedará. Todo el erario estatal y de los municipios perredistas están a disposición del senador, para que se promocione por todo el estado. Por cierto, también ha venido a Zitácuaro a realizar sus carreras.

Y, el pasado 2 de febrero, realizó una “caminata” en la que hizo como que pintaba en la plaza central Benito Juárez, el Cerrito de la Independencia. Todo para que los ciudadanos lo vean su “humildad” y su “deseo” de servir…

La maquinaria perredista está a todo lo que da. Otro que hace promoción con recursos públicos, producto de “su” “gestión”, es el diputado local Octavio Ocampo, quien representa al distrito de Huetamo.

Sin embargo, muchos de sus eventos los realiza en municipios fuera de su distrito. Últimamente ha llevado a cabo diversas actividades aquí, en Zitácuaro, muy lejos de su ambiente.

Lo mismo entrega mobiliario, que da despensas o realiza recorridos por escuelas, a las que les promete que él gestionará, ante el gobierno del estado, los apoyos que necesitan para solventar sus necesidades.

Curiosamente, muchas de sus gestiones tienen respuesta. Y es que también tiene abiertas las puertas del gobierno del estado, como es el caso de García Conejo, para que los recursos, tan escasos como son, fluyan para darle a Octavio Ocampo fama de efectivo.

Pero, ¿por qué se sacrifica tanto Octavio Ocampo? ¿De verdad es un hombre excepcional cuyo único objetivo es servir a los demás, excesivamente preocupado por la pobreza y el atraso de Zitácuaro?

No. Es el plan para preparar el camino para una eventual candidatura a la diputación federal. Por eso es que nos han comenzado a vender, a los zitacuarenses, su imagen. Los perredistas han fracasado en las últimas dos elecciones a la diputación federal por este distrito.

Tanto Carlos Paredes, de Tuxpan; como el huetamense Elías Ibarra fueron derrotados. El primero, por el PRI, y el segundo, por Morena-PT, en la última elección. El motivo, en ambos casos, fue el escaso conocimiento que tenían los electores de Zitácuaro de ambos políticos perredistas.

Y aunque el distrito es muy extenso. Zitácuaro concentra, por sí solo, el 40 por ciento de los votos. Así que obtener la mayoría en este municipio es decisivo. Por eso, el de Tuzantla, Octavio Ocampo ha comenzado a hacer campaña desde un año y medio antes, para que no le pase lo mismo.

Lo malo es que lo hace con recursos públicos, y fuera de los tiempos marcados por la ley. El cargo de diputado es la excusa, lo mismo que su “preocupación” por ayudar a los demás. Si fuera su dinero con el que ayudara o apoyara, no lo haría, porque estos políticos sólo saben hacer caravana con sombrero ajeno.

Si hay alguna duda de que el Ayuntamiento perredista apoya con recursos a Octavio Ocampo, la muestra palpable es el “foro” que organizó en el auditorio municipal Samuel Ramos, el pasado 6 de febrero.

La excusa fue “consultar” a maestros y ciudadanos su opinión para elaborar la nueva Ley de Educación del estado. Sin embargo, a pesar del tiempo y del dinero público gastado en sus visitas a Zitácuaro, lo que logró probar Ocampo es que tiene muy poco -o nulo- arrastre en el municipio.

Su “foro”, aunque era de presencia obligada para los funcionarios estatales ubicados en Zitácuaro, no tuvo casi nada de asistencia. Así que para que no se viera tan desairado en las fotos que se iban a mandar a los medios, que se tuvo que obligar a empleados municipales a que se presentaran en el auditorio y hacer “bulto”.

Mal, mal. Los perredistas están desesperados, porque saben que las encuestas los ponen lejos del triunfo, en este momento. Es decir, si las elecciones fueran ya y no en 2021, el PRD perdería prácticamente todo lo que tiene. Desde la gubernatura, hasta las diputaciones y muchas de las presidencias municipales que hoy tienen en su poder.

Por eso es que, con el poder que todavía tienen, y con recursos públicos, el PRD busca, desesperadamente, “venderle” a la gente a sus políticos desprestigiados, quemados y corruptos. Hay miedo de perder el poder que aún les queda, a pesar de que los ciudadanos rechazan, en su mayoría, a Silvano y su gente…

El Hambre por el Dinero

Silvano Aureoles Conejo está desesperado por obtener, ya, su “crédito” de más de 4 mil millones de pesos que logró que el congreso del estado le autorizara, mañosamente, cuando presentó el presupuesto 2020.

Y aunque, como mencionamos, logró la aprobación de la nueva deuda que no pagará la administración silvanista, porque se comenzará a cobrar cuando haya entrado el nuevo gobierno.

Pero este dinero, en condiciones en las que el estado está sumido en una deuda ya muy pesada, no se justifica. Las malas lenguas señalan que el recurso se utilizaría para financiar esta promoción de la que hemos hablado, de los perredistas que buscan quedar bien para ganar la próxima elección. Y no están tan erradas en esta suposición.

Sin embargo, el gobernador no ha podido obtener este dinero, porque Morena, junto con los diputados del PT logró reunir la tercera parte de los integrantes del Congreso del Estado para poder interponer una acción de inconstitucionalidad para detener la entrega del dinero, por lo pronto.

El Supremo Tribunal de Justicia deberá de analizar y determinar si la aprobación de la deuda fue legal o no. Esto ha molestado al gobierno silvanista, que ya hasta una reunión hizo con banqueros, que ya se saboreaban el gran negocio que iban a hacer.

Así, Silvano ha buscado a toda costa detener esta acción de inconstitucionalidad, antes de que sea admitida y analizada por el tribunal. El miedo es que los juristas le den marcha atrás a este crédito multimillonario.

Por ello, con quién sabe qué negociación, convencieron a las dos diputadas del PT que firmaron el documento, para que se desistieran. Y sí, ellas ya declararon, públicamente, que siempre no, que ya no quieren entrarle al proceso anti-deuda. Inclusive, afirmaron que no firmaron el documento.

El problema es que la acción ya fue admitida por el tribunal y ya no hay marcha atrás. Así que, para dolor de Silvano, serán los magistrados los que decidirán si le autorizan el crédito o no. Bien…

 

Comments

comentarios