Desmienten Maestros Señalamientos Hechos por Comisión Estatal de Derechos Humanos

Zitácuaro, Michoacán.– Maestros de la telesecundaria 20 de Noviembre, ubicada en la localidad de Macho de Agua, desmintieron los señalamientos respecto al maltrato a “dos maestros” y recalcaron que nada de eso es cierto y que la recomendación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos afecta la imagen de la escuela ante la comunidad y los ofende.

En una reunión en la Visitaduría Zitácuaro de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), los profesores pidieron el derecho de réplica para decir “la verdad sobre los hechos” que se mencionaron.

Indicaron que se trató de una tergiversación sobre la problemática que la escuela sufrió hace 4 años. Y señalaron que no es verdad que hayan estado involucrados 2 maestros, sino que se trató de un profesor y su esposa, quien se desempeñaba como auxiliar administrativo.

Con pruebas documentales y actas que hablan de la problemática surgida al finalizar el ciclo escolar 2015-2016, mencionan que lo que sucedió fue un caso de alteración de calificaciones.

Ello, menciona el director, es un delito. Pero, además, al interior de la escuela fue un caso delicado que afectó a 163 alumnos. Ante ello, se informó a la supervisión escolar y se realizó una investigación.

La indagatoria arrojó que, en efecto, las calificaciones habían sido alteradas y que la auxiliar administrativa era la responsable y las evidencias estaban en las computadoras a su cargo. Todos los maestros de la institución resultaron afectados con esta irregularidad.

Esto trajo problemas con los alumnos, pero también con los padres de familia, por lo que se llevó a cabo una labor de corrección, con base en las boletas que los propios estudiantes tenían en su poder.

Ante las evidencias, su esposo, el maestro, comenzó a azuzar a un grupo de alumnos y padres, a fin de ponerlos en contra del personal docente de la institución. El profesor señalado tenía una actitud agresiva con sus compañeros, a quienes insultaba, los retaba y le faltaba al respecto al director.

Cuando la queja de este maestro se presentó ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, todos los integrantes de la plantilla laboral acudieron a desmentir los hechos, incluidos, padres de familia.

Inclusive, el maestro y la auxiliar buscaron el apoyo de otro sindicato magisterial, lo que provocó problemas al interior de la institución. Finalmente, en enero de 2017 ambos se retiraron de la escuela, sin obtener la liberación, ni de la telesecundaria, ni del supervisor.

Hoy, comentan los maestros, trabajan en unas escuelas de Tuzantla. En el caso de los demás maestros, buscaron remediar los problemas que provocaron los acusados y lo han logrado, porque hoy la telesecundaria trabaja con armonía, con el apoyo de la comunidad indígena en la que se asienta.

Apuntan que la recomendación, que llegó el mes pasado, les sorprendió, porque los hechos no fueron así. Sin embargo, apuntó que la acataron. El director muestra un documento en el que el supervisor le comunica las acciones a realizar.

Entre ellas, invitar a los maestros a que muestren sensibilidad. También enseña que, a cada profesor, por escrito, les entregó un tanto del código de ética de la Secretaría de Educación. Así que ni hubo maltrato al personal involucrado en la alteración de calificaciones, ni incumplimiento de la recomendación. Todo eso es falso.

Comments

comentarios