Entierran a Desconocido, Porque les Entregaron el Cuerpo Equivocado

Zitácuaro, Michoacán.- Por error del Servicio Médico Forense (Semefo) de Baja California, una familia de Ziráhuato enterró a un desconocido con la creencia de que se trataba de su pariente que había fallecido en Tijuana.

Esto, no obstante que la familia acudió a la frontera norte a identificar el cadáver y, posteriormente, la funeracia envió el cuerpo a este municipio. Sin embargo, como las autoridades de Tijuana les djeron que no tenían que abrir el ataúd, debido al tiempo que tenía fallecido, ellos siguieron las instrucciones.

Por ello, no se dieron cuenta de que el cuerpo que enterraron no era el de su familiar, de nombre Javier Quiroz González. El problema es que a una familia de Baja California también le entregaron el cuerpo equivocado.

Hoy, las dos familias tienen que sufrir, además del dolor de la muerte de su ser querido, la pena de tener el cuerpo equivocado.

En el caso del fallecido de Tijuana, éste se llamó Abelardo Rivera. El 7 de diciembre murió de un paro cardíaco. Fue la misma fecha en la que falleció Javier González, de un padecimiento parecido.

Los deudos de Tijuana comentaron que la Fiscalía de esa entidad contrató una funeraria para que levantara los cuerpos y los entregara al Semefo. Ahí fue cuando los cadáveres fueron confundidos.

Según el director del Semefo, Raúl González, los cadáveres llegaron con las etiquetas cambiadas. Con este argumento, las autoridades de Baja California se deslindan del error y señalan que no pueden hacer nada.

Rosalinda Quiroz, quien fue a Tijuana a reclamar el cuerpo de su hermano, dijo que sólo le dejaron ver por una ventana uno de los cuerpos que tenía una etiqueta con el nombre de Javier, por lo que solicitó la entrega del mismo.

Fue hasta que la familia del tijuanense solicitó la entrega del cuerpo, cuando se dieron cuenta del error, hasta el 30 de diciembre, 23 días después del fallecimiento.

Los tijuanenses se han contactado con la familia de Ziráhuato, pero éstos no están en posibilidades de pagar para enviar este cuerpo y traer el que sí es su familiar, porque son de escasos recursos.

Señalan que para traer el que pensaban que era Javier Quiroz gastaron casi 200 mil pesos, de dinero que juntaron a duras penas, con ayudas de la comunidad. Ahora, piden el apoyo de las autoridades estatales y locales, pero no han recibido ninguna respuesta.

La familia Quiroz González está triste y desmoralizada por este error. No quieren complicarse más las cosas, sólo esperan poder traer a su consanguíneo y que éste descanse, finalmente, en paz.

Comments

comentarios