México sin mujeres

Por M. en D. Joaquín R. Benítez V.

“El hombre se define como ser humano y la mujer como femenina. Cuando ella se comporta como un ser humano se dice que está imitando al varón”. Simone de Beauvoir(escritora, profesora y filósofa francesa).

El pasado lunes se llevó a cabo la campaña “el día nueve ninguna se mueve”, con el objeto de concientizar a la sociedad mexicana y a los gobiernos, sobre la terrible situación que están viviendo a diario las mujeres en México, en la cual la violencia verbal y física, así como la inseguridad, son una constante, aunado a su aumento exponencial y a la brutalidad con la que suceden.

Las mujeres representan más del 60% del sector productivo, se estima que en un solo día producen alrededor de 60 mil millones de pesos, de lo que deviene la gran importancia que las mujeres tienen en la vida económica y social de México, lo cual se sintió el pasado 9 de marzo, donde las calles, comercios, escuelas, oficinas gubernamentales, etc., estaban vacías.

La ausencia de las mujeres en México fue visible en cada ciudad, se dio un claro mensaje a la sociedad en general, para que desde el hogar se haga un arduo y efectivo trabajo para evitar la discriminación y violencia de género, así como para educar adecuadamente a los hijos varones y no se conviertan en los golpeadores, violadores o feminicidas del futuro.

La llamada de atención también fue para los gobiernos municipales, estatales y federal, los cuales han evadido su responsabilidad de brindar la oportuna seguridad a las mujeres; se han olvidado de las políticas públicas tendientes a la prevención de la violencia contra la mujer y se ha convertido en un Estado responsable por omisión de lo que esta ocurriendo en el país.

De nada han servido las alertas de género emitidas por la Secretaría de Gobernación Federal, pues solo se han quedado en un mero acto administrativo de escritorio sin que se lleven a cabo acciones concretas para prevenir y sancionar la violencia en contra de la mujer, las desapariciones o los feminicidios; todo se ha quedado en buenas intenciones y en los discursos políticos.

Es innegable el hecho de que se ha avanzado en la paridad de género al acceder a cargos gubernamentales, empero, sigue lejos la igualdad de condiciones laborales y salariales; los gobernantes deben de trabajar a marchas forzadas para dotar a México del marco legal que logre zanjar la gran desigualdad existente entre hombres y mujeres, no basta una igualdad cuantitativa sino va acompañada de una cualitativa.

Como sociedad también se debe trabajar en transformar los pensamientos machistas que imperan o que criminalizan a las victimas, son muchas las frases que se usan para denostar y minimizar la violencia contra mujer: “ella se lo buscó por su forma de vestir o por andar en la noche”, “como no quieren que no les pase algo si se van con cualquier desconocido”, etc.

Esas frases mediocres y triviales hacen que el problema se enquiste más en la sociedad, son una salida fácil y una burda excusa para no querer admitir que sociedad y gobierno han fallado; a las mujeres se les debe garantizar su seguridad de que pueden salir de su casa vestidas como se les de la gana o andar en la calle en la noche o salir con una persona que acaban de conocer.

Mientras se quiera culpar a las mujeres por lo que les pasa, los grandes problemas continuarán, tanto sociedad como gobierno deben de trabajar de la mano para lograr la transformación de México; el cambio ya no puede esperar, las mujeres lo reclaman cada día y la respuesta deber ser pronta y efectiva, aquí no se trata de partidos políticos o ideologías de izquierda o derechas, sino de mujeres desaparecidas, violadas, violentas y asesinadas sin que se haga algo.

Por último, respecto al tema tratado es necesario traer a colación lo expresado por la doctora en filosofía Teresa López Pardina “Vivir individualmente significa ser consciente de que en una sociedad (…) estamos en desigualdad de condiciones legales, sociales, institucionales, afectivas y de relación personal con los hombres; y luchar colectivamente es porque después de haber tomado conciencia individual de esa desigualdad no basta con defender tu autonomía e igualdad sino que hay que llevar una lucha colectiva porque las opresiones existentes (…) nos implican a todas”.

________________________

[email protected] (comentarios y sugerencias)

Comments

comentarios