Impidió Situación Económica la Participación de Mujeres en el Paro

Zitácuaro, Michoacán.- Nuevamente fue el dinero el que marcó una diferencia a la hora de participar en el paro nacional del pasado 9 de marzo. Aunque están de acuerdo en la lucha, aunque hubieran querido, muchas mujeres zitacuarenses no pudieron sumarse al movimiento, porque tuvieron la necesidad de trabajar.

Se trataba de que las féminas estuvieran ausentes de todo tipo de actividades. De la calle, de las oficinas, de los comercios. Que se valorara la falta que hacen. Y muchas pudieron hacerlo, pero otras no.

Las oficinas de gobierno dieron “permiso” a las empleadas a que faltaran, sin que se les descontara el día. Y por eso prácticamente todas las dependencias tuvieron que laborar sin las mujeres. En los bancos también se autorizó el faltar.

En las escuelas, en su mayoría se suspendieron las clases, ya que la mayoría de los maestros son mujeres. Sin embargo, en otros casos se les dio la opción de trabajar, si querían. Y hubo quien aceptó. Fue el caso de la primaria Eva Sámano, en el centro de la ciudad.

Otras instituciones educativas realizaron actividades para apoyar la lucha de la mujer, como fue el caso de la secundaria Nicolás Romero. La primaria Leona Vicario no tuvo clases, pero se colocaron en el exterior de la institución cartulinas con mensajes de apoyo a las mujeres y rechazo a la violencia en su contra.

La Necesidad de Trabajar

En donde no se notó el movimiento de las mujeres fue en los mercados y comercios de la ciudad. El comercio es un sector que provee numerosos empleos al sector femenil. Y en este caso no hubo permisos.

Las mujeres, que en su mayoría son sólo empleadas, tuvieron que presentarse. No hubo apoyo de los propietarios, ni “permisos”. O trabajaban o se les descontaba el día. Así que no les quedó otro remedio que acudir a laborar de forma normal.

No es que estén en contra del movimiento, porque también son víctimas del mismo mal que aquejas a las féminas de todos los estratos sociales. Pero no hubo solidaridad ni sensibilidad de sus patrones.

Así que la necesidad fue más fuerte que su deseo de tener un mundo mejor, en donde hombre y mujeres tengamos las mismas obligaciones y derechos. Sin violencia de parte de un género hacia el otro, como sucede en la actualidad.

Comments

comentarios