Antonio Ixtláhuac ya en Precampaña ¿Y los Demás?

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro, Michoacán.- En 15 meses se realizarán las elecciones que marcarán el nuevo rumbo de Michoacán. Puede ser mucho tiempo o poco, depende del punto de vista. Pero es un hecho que ya hay movimientos para posicionarse y uno de los que está más activo es el político salido del PRI y, ahora, sin partido, Antonio Ixtláhuac Orihuela.

El hecho de que haya abandonado el partido que le cobijó durante su carrera política, no le impide el que algunos priistas sigan fieles a su causa. Eso no causaría extrañeza, porque muchos de ellos siempre estuvieron cerca de él. Lo que sí es inusual es el acercamiento que un grupo de panistas ha hecho, en los últimos días.

Nos informan que algunos albiazules (entre los que había aliados de Mirna Merlos, la síndico y “dueña” del partido, en Zitácuaro) se reunieron con Ixtláhuac y sondearon el panorama.

Desconocemos si ellos, a título personal, fueron a ponerse a las órdenes de Ixtláhuac, o iban en representación de la dirigente, para negociar una posible alianza. Lo cierto es que el exalcalde Antonio ya tiene tiempo que ha comenzado a trabajar.

A raíz de su salida del PRI se le consideró como un prospecto a la gubernatura. De hecho, algunas encuestas nacionales lo tomaron en cuenta dentro de sus cuestionarios y, si bien no salía en primer lugar, era el mejor posicionado de los tricolores.

Sin embargo, gente cercana a él nos ha asegurado que la intención de Ixtláhuac es jugar, nuevamente, por la presidencia municipal de Zitácuaro. Esa sería un movimiento inteligente, porque para la gubernatura, si bien podría ser candidato, ya sea independiente o cobijado por algún partido, se le complicaría mucho el triunfo.

En cambio, a nivel municipal todavía conserva suficiente impulso político para dar una batalla contra el PRD y Morena, partidos que, se prevé, sean los protagonistas de la contienda en Zitácuaro.

Lo que sí es un hecho, reiteramos, sea para la gubernatura o para la alcaldía, Antonio Ixtláhuac ya ha comenzado a echar a andar su propia maquinaria y comenzado a establecer alianzas políticas…

En el caso del PAN, es natural que busquen a alguna figura con posibilidades fuera del partido, porque adentro no hay alguien que pueda dar la batalla, en el caso de que el albiazul compita solo para la alcaldía.

De hecho, Mirna, la actual líder, lo sabe y si bien ella ha sido beneficiada del poder que ha alcanzado su partido, lo ha hecho gracias a que ha sabido colgarse de alguna otra figura. En este caso, del alcalde perredista, Carlos Herrera.

Sin embargo, nos comentan que el PAN no sólo se ha reunido con Ixtláhuac, sino que también le coquetea a José Alzati Cambrón, quien en la última elección estuvo muy cerca de los silvanistas, con quien tiene una buena relación. Aparentemente, el albiazul podría darle su apoyo para buscar nuevamente la presidencia municipal.

En el PRD, es claro que, aunque no se vislumbra una figura, a nivel municipal, que despunte como seguro candidato a la alcaldía, la decisión será tomada por el dedo de Silvano Aureoles, a través de Carlos Herrera.

Hasta ahora, el único que está muy animado y buscaría, con todo, la candidatura es el recién estrenado como secretario del Ayuntamiento, Carlos Hurtado. De hecho, desde ese cargo que ostentaba hace 3 años buscará concretar lo que en el pasado no pudo: construir su base para reclamar la oportunidad de ir por la alcaldía.

Cuenta con el apoyo, obvio, de su amigo Carlos Herrera, con el que, aunque ha tenido sus diferencias, no ha dejado de respaldarlo. Tiene posibilidades. Todo depende de que Silvano Aureoles esté de acuerdo y lo respalde.

En el caso de Morena, antes de definir la candidatura se espera una rebelión interna, a nivel municipal. Y es que, como heredero que es de gran parte de la militancia del PRD, también lo es de sus grupos y sus pleitos internos.

Hay un grupo que no está de acuerdo con la dirección que Emma Rivera ha realizado y pretenden darle baje a su liderazgo. Así que se prevé que haya grilla y pleitos internos, antes de que la elección de posibles candidatos.

Aunque, claro, hay aspirantes que creen que tienen mano para la elección de los candidatos. Entre ellos está Rafael Ávila, quien forma parte del consejo estatal y se codea con los senadores y dirigentes estatales.

También está el caso de la candidata de la elección anterior, que se quedó a un paso del triunfo para la presidencia, Rosa María Salinas, quien también se ha mantenido cerca de la estructura del partido, a nivel estatal, y se quedó con ganas de la revancha…

En fin, las elecciones que se realizarán dentro de 15 meses marcarán en futuro de Michoacán, porque no sólo se renovarán todas las alcaldías y el Congreso del Estado, sino que se elegirá a un nuevo gobernador. Se prevé que el PRD, representado por Silvano Aureoles y su grupo, pierda todo el poder que acumuló en este sexenio y que ha dilapidado.

Lo anterior significaría un golpe mortal para su partido, que sólo conserva el poder en Michoacán, porque en el resto del país fue borrado por la marea de Morena. Aquí sería su tumba, en 2021.

Es claro que el PRD y los silvanistas venderán cara su derrota. Desde ya, con recursos ilimitados, han tratado de preparar el terreno para conservar la gubernatura y la mayoría de las posiciones importantes, incluida la mayoría en el Congreso.

De hecho, Aureoles tratará de prolongar su liderazgo en el estado a través de su hermano, el hoy senador Antonio García Conejo. El propio Silvano se preparará para obtener su propia posición política en las próximas elecciones.

Por ello, cada vez es más insistente la versión de que, a más tardar el abril, Silvano deje la gubernatura para lanzarse por la dirigencia nacional de su partido o encabezar algún movimiento anti Amlo.

Con ello se ganaría una posición en el próximo Congreso federal, seguramente por la vía plurinominal, desde donde buscará protegerse de las observaciones que le harán a su administración. Además, podrá continuar con la grilla Antiamlo, en busca de que esto le deje dividendos políticos para buscar más posiciones, en el futuro.

También se menciona con fuerza que es inminente que su lugar en la gubernatura sea ocupado por el alcalde con licencia de Zitácuaro, Carlos Herrera Tello, quien terminará los últimos meses de este pésimo gobierno perredista.

Al menos así, Herrera tendrá la satisfacción de sentarse en la silla gubernamental y sentir que es el dueño de Michoacán y los destinos de sus habitantes. Además, también creemos que buscará colarse en, al menos, una diputación, ya sea local o federal, por la vía plurinominal.

De tal forma que buscará continuar en el poder, de una forma u otra, desde donde podrá proteger sus intereses económicos, que van ligados a sus empresas constructoras, beneficiarias de millonarios contratos.

Faltan 15 meses para las elecciones mucho ni poco tiempo, es el momento en el que los políticos ya calculan cuáles serán sus próximos movimientos. Unos buscan regresar al poder del que en el pasado gozaron; otros quieren conservar sus privilegios y vivir a costa del presupuesto un período más.

Mientras transcurren estos 15 meses, el municipio de Zitácuaro continúa su decadencia, ante la falta de un gobierno preocupado por atender la problemática, que desde hace tiempo que ha rebasado la capacidad de atención y la voluntad del grupo gobernante.

Los ciudadanos desesperados por respuestas, por atención, por resultados, podríamos ser presa fácil de políticos demagogos que se erijan como los dueños de las soluciones mágicas a todos nuestros problemas.

Por ello, en nuestro papel de ciudadanos es no meternos en los pleitos de los políticos, dejar que ellos se destrocen entre sí y analizar muy bien qué es lo que queremos para el municipio en los próximos años.

Es fácil pensar que los silvanistas ya no podrán volver a convencernos y afirmar que con ellos en el poder el municipio se desarrolló, porque claramente no es cierto. Pero no estemos confiados, porque todavía es posible, con un monto de dinero en la mano, comprar las elecciones e hipotecar nuestro destino, otro período más. Ojalá no.

Comments

comentarios