El Cinismo de Carlos Herrera y el Cacique

Zitácuaro, Michoacán.- Carlos Herrera Tello es un cínico, sin moral. En estos días ha aprovechado la tragedia del incendio en el querido cerro Cacique para erigirse como la persona que enca-beza la lucha contra las llamas, con el único fin de promocionarse políticamente, cuando él es responsable, en gran medida, del ecocidio que tiene lugar en el municipio.

No hay que olvidar, como lo recordó el defensor del medio ambiente, Javier Jara-millo Serrato, que, como alcalde, Carlos Herrera nunca hizo nada por la ecología. Nunca le importó, porque no era algo que le dejara dinero, como las millonarias obras, en las que se derramaron fortunas en acciones que no eran necesarias.

Si bien se logró que no borrara la Dirección de Ecología del organigrama de la administración municipal, como era su intención, el hoy secretario de Gobierno redujo al mínimo el presupuesto a esa dependencia. Así las cosas, la oficina sólo fue un adorno, una decoración más.

No sólo escatimó recursos para esta dependencia, sino que borró de un plumazo el trabajo que se había hecho en esta dirección, como la organización de la brigada perma-nente, que estaba capacitada y lista para responder a cualquier posible siniestro.

Fue más allá y terminó de liquidar el convenio por medio del cual la Comisión Nacional Forestal (Conafor) le daba dinero al municipio para producir plantas en el Vive-ro Municipal. A cambio, el recurso se pagaba de manera simbólica, con parte de la pro-ducción.

Pero, de esta forma, el Ayuntamiento tenía planta propia, sin costo y de buena ca-lidad, para llevar a cabo cada año, en temporada de lluvias, nutridas jornadas de reforesta-ción en las áreas forestales dañadas.

Bajo el gobierno de Herrera el vivero se convirtió en un estorbo. Sí se llevaron a cabo acciones de reforestación, claro, pero con tan poca planta que era prácticamente jor-nadas simbólicas, a las que acudía el alcalde para sacarse la foto.

Tan odiaba la ecología que cuando el alcalde con licencia asumió su primer man-dato en Zitácuaro, urgía la construcción de un nuevo relleno sanitario porque el existente estaba a semanas de saturarse.

Pero no lo hizo. Desde entonces, a 5 años de distancia, el Ayuntamiento deposita la basura prácticamente a cielo abierto. Desde un principio, se declaró que no se construía el relleno porque para eso no había dinero.

Había la intención de hacerlo, sí, pero siempre y cuando el gobierno federal y esta-tal dieran dinero para que él ejecutara la obra. Claro que esto nunca sucedió. No era una prioridad y hoy el basurero es uno de los más grandes focos de contaminación del munici-pio.

Se descuidaron las zonas arboladas. El interés por proteger el medio ambiente en Zitácuaro, cuya naturaleza es pródiga pero frágil, existía sólo en el discurso. Esta negli-gencia se ha traducido en una acelerada degradación.

Por eso suenan como una burla las declaraciones y videos que constantemente ha hecho Carlos Herrera en esta semana, para referirse al incendio del cerro Cacique, en los que expresa su “preocupación” y el “esfuerzo” que ha hecho para combatir las llamas.

Él pudo evitar el incendio. El alcalde con licencia no prendió la llama que inició el incendio, fueron unos descuidados campistas cuya finalidad al subir al cerro fue embria-garse y divertirse. Pero sí es responsable de que el siniestro creciera.

Menos de una centésima parte de lo que invirtió en su mega-obra de la “moderni-zación” de la avenida Revolución, en la que se tiraron a la basura más de 200 millones de pesos, hubiera bastado para el cuidado del Cacique.

Se trata de una reserva boscosa de alta importancia ecológica, por el aire puro y el agua que genera. Pero, además es un símbolo para los zitacuarenses; es decir, su existen-cia va más allá de la cuestión medioambiental, porque ese cerro nos representa como ciu-dadanos de esta tierra, nos da un sentido de pertenencia.

Pero, a pesar de todo ello, nunca se ha establecido un servicio de vigilancia, de guardabosques que cuiden esta reserva. ¿Cuánto podría costar el salario de algunos em-pleados que hagan esta tarea?

Estos vigilantes podrían establecer rutas de senderismo que lo convirtieran en un atractivo turístico y se cerciorarían de que los visitantes no dejen basura, apaguen sus fo-gatas y no destruyan sus activos naturales.

Herrera nunca lo hizo. Y no sólo no cuidó el Cacique, sino que tampoco las demás reservas naturales que tiene el municipio y que se acaban poco a poco, gracias a la codicia de algunos pocos y la tolerancia de las autoridades.

Por eso, el actual secretario de Gobierno no tiene calidad moral para utilizar el incendio del cerro como una oportunidad para posicionarse políticamente; para tratar de que los zitacuarenses que lo rechazamos (que somos mayoría) olvidemos el daño que le ha hecho al municipio, así como su voracidad.

El siniestro nos ha movido a todos los zitacuarenses, y somos nosotros -junto con los valientes que están el frente de la lucha contra las llamas (entre quienes reconocemos a los siempre sufridos bomberos de Zitácuaro)- quienes colaboramos para que se apague la lumbre.

No pocos ciudadanos han aportado alimentos, herramientas, sus vehículos y su tiempo para colaborar con los brigadistas, para apoyarlos en su lucha y que se mantengan en la lucha.

Por eso es más indignante que Herrera se adjudique el apoyo que ha salido de los ya desgastados bolsillos de los zitacuarenses. Muy gandalla el secretario de Gobierno ante la solidaridad ciudadana…

Michoacán, entre la Violencia

y el Coronavirus

Y, a pesar de que el gobernador Silvano Aureoles Conejo presume su labor ante la epidemia de coronavirus y busca que la federación le reintegre el dinero que ha gastado, los números no le favorecen para nada.

En los últimos 10 días, el número de enfermos confirmados de coronavirus en Mi-choacán se duplicó. Actualmente son mil 354 casos. De seguir esta tendencia, en los últi-mos días del mes o a principios de junio se alcanzarían los 3 mil.

Lo anterior ha colocado a Michoacán entre los 10 estados con más casos en el país. Ello es indicativo de que las cosas no se han hecho bien. Es decir, que el discurso dice una cosa y la realidad, otra muy diferente.

Es que, de hecho, aunque hay un decreto que obliga a los michoacanos a permane-cer en sus casas, de forma obligatoria, así como usar tapabocas a los salgan por cuestiones prioritarias, nadie hace caso.

Como se informó en la edición pasada de este medio, en el municipio las medidas ya se relajaron y todos hacen lo que quieran. Esto no sólo es en Zitácuaro, sino en todo el estado.

De hecho, en el reporte nacional sobre la movilidad ciudadana, Michoacán fue de los estados en donde menos se han acatado estas medidas. Por ello, no es raro que los con-tagios se incrementen a una velocidad mayor que en otras entidades.

Mal, muy mal.

Pero el descuido sobre el tema del coronavirus no es único. Ocurre en cada tema a cargo del gobierno del estado. Así mientras Silvano Aureoles y su administración está ocupado en el tema del coronavirus, la violencia se ha desatado, sin freno alguno.

Las cifras, nuevamente, son más que evidentes de lo que ocurre. En los 5 años de administración silvanista, los homicidios dolosos han crecido 266 por ciento. Este año, pese a la cuarentena y el coronavirus, las muertes han crecido como nunca.

Veamos: de acuerdo a los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), que son las cifras oficiales, de enero a abril de 2015 se registraron 242 homicidios dolosos. En ese mismo período, pero de este 2020, el número fue de 886.

De hecho, hay un crecimiento elevado entre el año pasado y el presente: de enero a abril de 2019, los homicidios dolosos fueron 514; en este 2020 se registraron 886.

Los homicidios dolosos son los asesinatos que se cometen con premeditación. Ge-neralmente se refieren a las ejecuciones, los enfrentamientos y las emboscadas. Es decir, a la acción de los grupos del crimen organizado.

Estas cifras colocan a Michoacán en cuarto lugar nacional en homicidios dolosos. Y Zitácuaro está entre los 10 municipios con más violencia en el estado. Mientras, el go-bernador viajó este viernes a Coahuila a reunirse con sus homólogos del norte del país para buscar la forma de sacarle más dinero a la federación….

Comments

comentarios