Se Reencuentran Padres con Hijo Extraviado Hace 35 Años

Tuxpan, Michoacán.- Hace 35 años, Rosa María y Gustavo sufrieron uno de los dolores más grandes que puede padecer un padre: perdieron a su hijo. Era diciembre y habían acudido al mercado. Ahí, el pequeño se extravió entre la gente y se les perdió de vista. Nunca volvieron a saber más de él… hasta ahora.

La madre, envuelta entre la angustia y la tristeza, acudió ante las autoridades municipales para reportar los hechos y pedir ayuda. Apoyada de su familia, Rosa María hizo uso de las pocas fotos que tenía de Gustavo, su niño, para reproducirlas y pegarlas en varios espacios de Zitácuaro y Toluca.

La campaña de búsqueda de la madre se extendió al entonces Distrito Federal, que renacía de entre los escombros por el terremoto del 19 de septiembre.

Este largo peregrinar no tuvo éxito y se desmoronó, con el pasar de los días, la ilusión de localizar a su pequeño Gus, a quien ya daban por perdido sus padres.

El Reencuentro

El pasado 8 de marzo, una publicación en Facebook daba cuenta del interés de una persona por reencontrarse con sus familiares. Ya habían pasado 35 años.

De las 21 personas que compartieron la publicación, hubo una que proporcionó información y abrió una puerta nueva a la esperanza del matrimonio y de Gustavo.

La Fiscalía de Michoacán comprobó científicamente la correspondencia genética y relación en línea directa de Rosa María y Gustavo (madre y padre), con el perfil de Gustavo I.

El hijo contó que fue registrado como Faustino M., por un matrimonio con el que vivió hasta los 20 años de edad. Hoy, Gustavo, convertido en padre de tres hijos, nuevamente está de regreso en su casa, con sus padres y decidió cancelar los actos que dieron origen a una doble identidad.

Dijo a las autoridades, que en el matrimonio con el que estuvo casi 17 años, experimentó vivencias muy dolorosas de las que prefiere ya no hablar.

“Quiero disfrutar a mi familia verdadera; quiero vivir”, expresó, mientras sus padres aún con llanto, agradecen a quienes le devolvieron la tranquilidad que les fue robada.

Comments

comentarios