Sigue la Intimidación de Elementos de la FGE Contra Reportero

Zitácuaro, Michoacán.- No sólo sigue impune la agresión de elementos de la Fiscalía Regional en contra del reportero Armando Linares, ocurrida el pasado domingo, sino que ahora es acusado, al parecer por la misma dependencia, de extorsión; es decir, después de la violencia sigue la intimidación.

La agresión, en la que los elementos de la Fiscalía le destruyeron su material de trabajo, ocurrió mientras transmitía en vivo sobre el asesinato de una mujer, en San Felipe, el pasado domingo.

Ello, no obstante que Linares en ningún momento invadió el área acordonada de la escena del crimen, en la que peritos llevan a cabo la recolección de indicios. Simplemente narraba, desde la distancia permitida, lo que ocurría y recordaba lo que había pasado en ese lugar, ubicado en la desviación a Ocampo y Angangueo.

A pesar de ello, un elemento con un arma larga se acercó al lugar en donde Armando realizaba su trabajo y le reclamó el que tomara con el teléfono de su cámara las actuaciones de peritos y el trabajo de los policías ministeriales.

Como se puede apreciar en la propia transmisión en vivo que Armando Linares realizaba por Facebook, procuró no entrar en confrontación con el elemento, sólo le preguntó que qué procedía.

El elemento le acusó de poner en riesgo a sus compañeros policías, porque en las tomas aparecían sus rostros. Linares explicó que era imposible no realizar tomas de los uniformados, toda vez que era una transmisión en vivo y ellos se encontraban en la escena del crimen.

Sin embargo, el oficial comenzó a alzar la voz y a reclamar. Armando reiteraba la pregunta: ¿Qué procede, entonces? Después de un rato, el uniformado se retiró, pero regresó con otro y, violentamente, procedieron a forcejear con el reportero, a fin de despojarlo de su equipo.

Mientras tanto, le decían que fuera “hombrecito” y que tuviera “huevos”. El reportero fue retenido en el lugar, mientras que su teléfono celular y su equipo fue destruido.

Es un Atentado Contra la Libertad de Expresión

Finalmente, gracias a la intervención del asesor legal Joel Vera, se evitó que Armando fuera trasladado en calidad de detenido. Se le dejó ir; sin embargo, la agresión y la obstrucción de su trabajo sigue impune; además, está el tema de la reposición de su equipo de trabajo que fue destruido por los elementos policíacos.

Vera comentó, además, que esta actuación del personal de la Fiscalía Regional puede ser en represalia por la información sobre acusaciones en contra de elementos de la dependencia, por parte de ciudadanos que se dicen extorsionados por ellos.

Esto es, se trata de un atentado contra la libertad de expresión. Apunta que en la grabación de la transmisión de Armando la policía dice claramente que la agresión es por lo que ha publicado.

Con su actuación, el policía transgredió la propia Constitución, por lo que exhortó que este caso se lleve al plano nacional o a los colectivos que están en favor de la libertad de expresión.

Comments

comentarios