Oportunismo Político de Carlos Herrera

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro, Michoacán.- Sintiéndose candidateable, tan sólo por la gran cantidad de propaganda que ha pagado en páginas de internet y redes sociales, Carlos Herrera Tello, se siente una víctima cuando se le exhibe como lo que es: un político oportunista, desesperado ante la posibilidad de quedarse sin hueso para la próxima elección.

No sólo ha sido este medio, sino otros más, a nivel estado, los que han evidenciado los pobres resultados que ha tenido como secretario de Gobierno. Si pusiera en su cargo la misma energía que gasta en publicitarse, otra cosa sería.

Ante los señalamientos de estos hechos, Herrera adopta una imagen de mártir y acusa de que es objeto de “campañas negras”. Pero señala que “ya estoy acostumbrado”. Qué bueno que es así, porque en adelante, mientras más asome la cabeza, más cuestionamientos recibirá.

Herrera, quien a sí mismo se describe como un político que se enfoca en lograr resultados a su gente (¿?), se siente el candidato favorito del gobernador Silvano Aureoles Conejo para la silla grande de Michoacán.

Alimenta sus ilusiones, porque el líder estatal del PRD, Juan Bernardo Corona, le sigue el juego y declara que es uno de los “perfiles más fuertes” para recibir la candidatura de ese partido para la gubernatura, en 2021.

Frente a estas declaraciones, el alcalde con licencia de Zitácuaro finge falsa modestia y dice que “sus aspiraciones son personales y siempre tendrá muchas para continuar trabajando”.

Pero, al menos en Zitácuaro, en donde dejó el cargo de alcalde para ir a hacer grilla a la Secretaría de Gobierno, ¿cuántas de las personas que votaron por él volverían a hacerlo? Seguramente no muchas.

Habrá, claro, personas que, con la esperanza de obtener algún beneficio personal, no harán. Pero son los menos. Esta, su segunda administración municipal, que ni siquiera se atrevió a encabezar, ha sido de las peores de los últimos tiempos.

Y, además, para mala suelte de Herrera, en el supuesto de que obtuviera la candidatura del PRD para la gubernatura, tendría remotas posibilidades de alzarse con el triunfo.

El problema es el descrédito del actual gobernador, Silvano Aureoles, de su partido, el PRD, además del que ha acumulado el propio Herrera. Contra ello tendrá que lidiar, antes de pensar en enfrentarse a sus oponentes.

Respecto a Silvano, la más reciente encuesta sobre la aceptación de los gobernadores del país, el michoacano quedó como el segundo menos peor. Ya no está en el sótano de la reprobación, pero sí muy, muy cerca.

Lo malo para los intereses de Silvano es que pagó publicidad en las que supuestamente había aumentado su popularidad, en los últimos meses, gracias a su estrategia del manejo del covid-19. Pero ya vemos que no es así.

Pero no es todo, al PRD michoacano tampoco le va bien en las encuestas, que lo colocan en el cuarto lugar de la preferencia de los electores, en estos momentos. Si las elecciones fueran ahora y no dentro de un año, la derrota de este partido sería estrepitosa.

Silvano dilapidó, a lo largo de su administración, el capital político que tenía, que no era nada despreciable. Además, ya no está su padrino político que le entregó la gubernatura en charola de plata: Enrique Peña Nieto.

Aureoles lo sabe y por ello es que ha llevado a cabo cabildeos con la dirigencia del PAN, el partido de derecha que parece ser con el que Silvano tiene más coincidencias. Una alianza así le ayudará al PRD a aumentar sus posibilidades de triunfo.

Todo parece indicar que ya se han llegado a los primeros acuerdos para que al menos PRD y PAN marchen juntos en la próxima elección de 2021. Pero esto no es una buena noticia para Carlos Herrera.

Acción Nacional ha dejado claro que el candidato tendrá que ser una persona que no esté identificada totalmente con Aureoles. Saben que su partido tiene más popularidad en el estado que el PRD, por lo que se sienten con derecho a opinar sobre la elección del abanderado a la gubernatura.

Así que, de entrada, Antonio García Conejo, senador y hermano del gobernador, y Carlos Herrera, estarían descartados. De hecho, ya se maneja el nombre de un político que parece que conviene a los intereses de Silvano y los panistas.

Se trata de un antiguo panista y ahora “independiente” (sí, así, con comillas que ponen en duda su independencia), Alfonso Martínez Alcázar. Él habría podido hacer coincidir a Silvano Aureoles y al panismo michoacano, por lo que -con el aval de ambos partidos- ya lleva a cabo acciones de proselitismo por todo el estado.

De hecho, el exalcalde “independiente” de Morelia estuvo en Zitácuaro, un municipio y una zona que lo conoce poco. ¿A qué vino, si no tiene una estructura aquí ni asuntos pendientes en esta zona? A hacer proselitismo y hacer acuerdos con grupos políticos.

Es curioso que, luego de recibir el aval de Silvano, en una reunión llevada a cabo en un restaurante de Morelia, como mencionan diversos medios estatales, Martínez esté aquí, en la tierra del gobernador y de su rival Carlos Herrera, para reunirse con gente cercana al PRD.

Alfonso Martínez llevó a cabo acciones de reforestación con gente de algunas comunidades. ¿Cómo llegó con esta gente? ¿Quién lo puso en contacto con ellos, si no fueron los propios perredistas?

Y también se reunió con la asociación Pueblos del Agua, que agrupa a varios comisariados y líderes comunales del Oriente del Estado. De acuerdo al boletín que el propio pre-precandidato emitió, escuchó sus inquietudes y les dijo que contribuirá en favor del medio ambiente. Si esto no es una campaña abierta, entonces, ¿qué es?

Sería interesante saber qué pensará el candidateable Carlos Herrera de que su rival y casi candidato de la coalición PRD-PAN a la gubernatura se venta a meter a su tierra y con su gente, como dice la canción.

Claro que como en política no hay nada seguro, Alfonso Martínez todavía corre el riesgo de que algo turbio de su pasado aparezca y le quite la virtual candidatura. De hecho, eso ya ocurrió.

Un medio estatal publicó la declaración del secretario del ayuntamiento de Morelia, Humberto Arroniz Reyes, quien señala que Martínez dejó irregularidades en el manejo del recurso municipal.

Arroniz habla de un monto escandaloso: 90 millones de pesos. Este dinero, apunta el denunciante, fue pagado por concepto de asesorías particulares a diferentes despachos. El problema es que no se han podido obtener pruebas de que estas empresas que recibieron el recurso hayan realizado alguna actividad en favor del municipio de Morelia.

Es decir, que podría tratarse de un millonario desvío de recursos por parte de Alfonso Martínez Alcázar. El Ayuntamiento de Morelia es encabezado, en la actualidad, por el morenista Raúl Morón, quien también aspira a la candidatura a la gubernatura, pero por su partido.

Lo anterior significa que, si se le dan las cosas a Morón, pudiera enfrentar a su antecesor en el cabildo moreliano, Alfonso Martínez. ¿Es casualidad que haya salido a la luz este presunto desfalco millonario cuando el “independiente” lleva a cabo recorridos de proselitismo por todo el estado?

Dicen los expertos que en política no hay casualidades. Así que bien pudiera ser un intento por descarrilar las aspiraciones de Martínez. Haya tenido o no algo que ver con este golpe mediático, Carlos Herrera debe de estar muy, muy feliz. Aunque quizá de nada le sirva hacer a un lado al exalcalde de Morelia…

Comments

comentarios