¿Zitácuaro Seguro? Silvano se Trajo Hasta el Ejército Para Cuidarlo

Por Ricardo Rojas

Zitácuaro, Michoacán.- ¿Para qué necesita el gobernador Silvano Aureoles Conejo un impresionante/insultante operativo de seguridad para venir a Zitácuaro, si presume que es el municipio más seguro del estado? ¿Por qué pinta un panorama sombrío de la situación económico del futuro, si llega a imponer una millonaria/innecesaria obra? Mal y cada vez peor.

Pues sí, el lunes al gobernador se le antojó hacer una visita a Zitácuaro. Y hubiera pasado desapercibida por los ciudadanos, más preocupados en la sobrevivencia y el covid-19, pero Aureoles tomó por asalto el centro de la ciudad.

Literalmente fueron cientos de elementos de la Policía Michoacán, la Ministerial, la Guardia Nacional y del ejército los que cerraron y custodiaron las cuatro calles que circulan la plaza central.

El motivo: al gobernador se le antojó hacer una de sus inútiles reuniones de la “Mesa para la Construcción de la paz en Michoacán”. Y resulta que hizo su actividad en el centro del jardín principal. Ese que ha estado vedado para los ciudadanos desde que empezó la pandemia, pero que el gobernador usó como salón de eventos.

Irónico que la reunión se llamara “de la paz”, cuando su presencia y la del operativo policial nos quitó la paz durante toda la mañana del pasado jueves. Fue una reunión “privada”, porque los policías no dejaron que nadie se acercara. Sólo los invitados, jefes de corporaciones policíacas.

Y los asistentes fueron sólo a pasar lista, porque por los resultados sabemos que estas reuniones no han tenido ningún resultado en un estado cada vez menos en paz y más violento que siempre.

En fin, el punto principal de la gira fue la puesta en marcha de la segunda etapa de la “modernización” de la avenida Revolución. La obra de relumbrón que servirá para que la gente cercana a Silvano Aureoles se llene los bolsillos de dinero, como si no hubieran hecho mucho ya, a lo largo de este sexenio terrible.

Se trata de una obra que los zitacuarenses rechazamos, no porque no queramos el progreso, ni el embellecimiento de la ciudad, ni la realización de inversiones en la ciudad, sino porque pensamos se trata de eso mismo: de una excusa para desviar cientos de millones de pesos.

No se trata de una puntada o de una especulación sin sustento, en este sexenio, en el que la corrupción galopante ha dejado al estado en peores condiciones, más empobrecido, más violento, más endeudado y más desmantelado que cuando Silvano inició su gobierno.

La inversión anunciada de 400 millones de pesos para una obra que no es prioritaria, porque en comparación con la mayoría de las calles, la avenida Revolución está en regulares condiciones, es un insulto.

Con ese dinero se podrían atacar muchos de los problemas añejos de Zitácuaro y elevar el nivel de vida de muchas comunidades marginadas e, inclusive, de colonias de la periferia que viven en pobrísimas condiciones, sin servicios.

Pero no. A Silvano y a su secretario de Gobierno, Carlos Herrera Tello, alcalde con licencia de Zitácuaro, se les antoja gastar todo ese dinero junto en esta obra, que les dará la oportunidad de hacer algunos ahorros y presumir que hicieron algo por Zitácuaro (De hecho, hicieron mucho, pero mal).

La puesta en marcha de la obra también se realizó en medio del fuere operativo de seguridad. Al evento sólo dejaron entrar a medios y allegados a Silvano, porque pese a los riesgos del covid-19, el gobernador y su gente necesitaban a personas que les echaran porras y les alimentaran el ego.

Las intervenciones, antes de poner a trabajar a la maquinaria pesada, para iniciar la obra (aunque después del acto se fueran, porque sólo eran parte de la escenografía, porque los trabajos aun no inician), fueron sólo para auto alabarse.

Asimismo, en los discursos se presumió de los “muchos apoyos” que ha recibido Zitácuaro del magnánimo Silvano. Lo pintaron como el constructor de un municipio progresista, desarrollado y dinámico que no existe en la realidad.

Quien más halagos hizo al gobernador fue, precisamente, si lacayo principal: Carlos Herrera, quien afirmó que hay gente malintencionada que los pretende llenar de lodo. Pero, agregó que éste luego se seca, cuando sale el sol (se le olvidó que, aunque el lodo se seca, la tierra que los cubre no se va).

En fin. Cuando le tocó a Silvano hacer uso de la palabra, habló de un panorama tremendo, terrible. Aseveró que la pandemia no sólo no se ha ido, sino que durará, al menos, hasta diciembre de 2021.

Apuntó que, aunque haya una vacuna, el próximo año, el gobierno de la República no tiene dinero más que para comprar 30 millones de dosis, que no alcanzarán para todos, así que tenemos que continuar la lucha contra el coronavirus.

También comentó que la situación económica será peor el próximo año. De por sí, explicó, ya había crisis desde antes de que comenzara la pandemia, y que con esta situación las cosas empeoraron. El atraso, dijo, será de 20 años y no saldremos pronto.

La pregunta era: si la crisis está tan complicada y él mismo prevé que se va a poner peor, ¿por qué gastar 400 millones de pesos en esta obra, en lugar de utilizar este dinero para paliar los efectos de la crisis?

Es decir, según su discurso, estaremos sin dinero, muertos de hambre, pero con una avenida nueva, reluciente. ¿Tiene lógica? No, como nada en este sexenio al que, afortunadamente ya le queda menos de un año.

Ah, por cierto, durante el uso de la palabra en este evento, Carlos Herrera pidió que las obras sean realizadas, en la medida en que las leyes lo permitan, por empresas zitacuarenses, de forma exclusiva.

De esa forma, enfatizó, el dinero se quedará, en su mayoría, en Zitácuaro. ¡Qué nobles palabras de nuestro secretario de Gobierno y paladín de las causas justas!

No obstante, los ciudadanos dudan y desconfían, porque se sospecha que muchas de las empresas locales con capacidad para estos trabajos están a nombre de presuntos prestanombres de la camarilla encabezada por Silvano Aureoles. Así que ni siquiera le disimulan un poco en ocultar que esta millonaria inversión es para su propio beneficio…

Comments

comentarios