AMLO se Doblega Ante el Ejército

Por D. en D. Joaquín R. Benítez V.

“Un príncipe que no se preocupe del arte de la guerra, aparte de las calamidades que le pueden acaecer, jamás podrá ser apreciado por sus soldados ni tampoco fiarse de ellos”. Maquiavelo (político y diplomático italiano).

La detención del General Salvador Cienfuegos Zepeda en los Estados Unidos en el mes de octubre pasado, cayó como balde de agua fría para el gobierno de López Obrador y como un gancho al hígado al ejército mexicano, el cual de inmediato presionó al presidente de la república para que hiciera hasta lo imposible para salvar al ex secretario de la Defensa Nacional, quien goza de cariño y respeto dentro del cuerpo castrense, tanto en los altos mandos como en la tropa.

Por primera vez en su gobierno, Andrés Manuel López Obrador, sintió que no es el emperador todopoderoso que creía, pues muchos allegados a Salvador Cienfuegos ocupan importantes puestos dentro de la SEDENA y, se dice y se rumora en los pasillos de los cuarteles militares, que Altos mandos del Ejército en activo y retiro, apoyados por la tropa, amenazaron a su mismísima “excelencia serenísima”.

Lo anterior, resulta creíble pues ha sido durante la presente administración en la que más se ha militarizado al país, no sólo está involucrado en temas de seguridad sino también de construcción, aduanas, reparto de vacunas, etc., por ello López Obrador necesita al Ejército para llevar a cabo sus planes semi dictatoriales; lejos quedó la promesa de campaña de Obrador de desmilitarizar al país.

Una vez que el gobierno mexicano amenazó al estadounidense con expulsar del país a sus servicios de inteligencia, los fiscales americanos no tuvieron otra que desistirse de los cargos y reservarse el enjuiciamiento, ello para mandar al ex secretario de la SEDENA a México y donde supuestamente se investigarían los delitos (poco creíbles) de las acusaciones gringas.

Así fue que, la semana pasada trascendió la noticia donde la Fiscalía General de la República, encabezada por el amigo del presidente, no encontró elementos para acusar al general por narcotráfico, ni los encontrará pues se rumora que todo fue un cuatro para presionar al gobierno de AMLO y, en caso de que los haya encontrado, no ejercitará la acción penal al tratarse de un tema político de gran peso.

Los seguidores y aliados del presidente dicen que no se trató de una “exoneración”, que la oposición usa el lenguaje para sacar beneficios políticos, lo mismo que hacen ellos; sea culpable o no el general Cienfuegos, su caso dejó entrever que en México sigue existiendo la justicia selectiva: “a los amigos, justicia y gracia, a los enemigos la ley a secas”, ese aforismo que ha sido la desgracia del país en lel tema de procuración e impartición de justicia.

Es claro, la FGR no exoneró a Cienfuegos, sólo se reservó el ejercicio de la acción penal y en cualquier momento puede ejercerla, pero siendo sinceros, si el Ejército doblegó al presidente de la república para mandarlo traer de Estados Unidos, en verdad cree la “izquierda” que la milicia permitirá a AMLO juzgar al ex secretario de la defensa nacional en territorio nacional.

Ante el descontento social que cada día crece por la ineptitud de la seudo cuarta transformación, el único salvavidas que le queda a AMLO es el Ejército por eso ha llegado al extremo de arroparlo, consentirlo y ponerlo al margen y por encima de la ley, su dependencia de la milicia lo ha hecho un presidente vulnerable, se convirtió en lo que por tantos años criticó y atacó.

Bien dicen que “no es lo mismo se cantinero que borracho” y Andrés Manuel está cayendo en los vicios del poder, esos mismo que fueron la delicia del PRIAN, solo que, ahora se embellece el lenguaje para hacer creer al pueblo que todo es culpa del pasado y ahora, si hay un cambio verdadero, cuando en la realidad hay más opacidad y corrupción que antaño.

_________________________

[email protected] (comentarios y sugerencias)

Comments

comentarios