Tiene Precio la Justicia en la Fiscalía Regional de Zitácuaro

Zitácuaro, Michoacán.- En la Fiscalía Regional de Zitácuaro la justicia tiene precio. Si la víctima no tiene dinero para pagar por levantar un acta e iniciar una investigación, los funcionarios de la dependencia no mueven ni un dedo.
Un caso más de esta situación lo presentan personas originarias de Susupuato, quienes acudieron a la Fiscalía a buscar justicia por la muerte de su familiar. A los funcionarios de esta institución no les ha importado la pena y el dolor que sufren por la pérdida de su hermano, igual exigen dinero o no habrá ninguna investigación.
No sólo han tenido que entregar dinero a la institución, sino también al primer abogado que les “ayudó” y sólo les quitó más efectivo. Cuando se negaron a darle más, les sugirió que mejor dieran el perdón a la persona a la que acusan de la muerte de su familiar y que se olvidaran del asunto.
Los hechos ocurrieron hace casi un mes y a pesar de ello no se ha hecho nada por investigar qué sucedió. Las víctimas relatan que su hermano tuvo un accidente en el tramo carretero Susupuato-Copándaro.
El ahora fallecido viajaba en una motocicleta que se impactó en la parte trasera de un taxi que estaba estacionado en una curva cerrada, sin ningún señalamiento preventivo. El chofer se había detenido para recoger pasaje.
De acuerdo a familiares, algunos testigos les comentaron que el taxista de la ruta Zitácuaro-Exhacienda, ni siquiera puso las intermitentes. Pero el problema fue estacionarse en la curva cerrada, de tal forma que el motociclista no lo pudo ver. Fue imposible evitar el impacto e incrustarse en el medallón.
Los familiares comenzaron a investigar. Localizaron al chofer en Zitácuaro. Lo cuestionaron sobre el accidente, pero lo negó todo. Otros taxistas les dijeron que había cambiado el medallón, de inmediato, y borrado las huellas del choque. Siguió en su trabajo, como si nada.
Así que los deudos se presentaron a la Fiscalía Regional. Ahí comenzó el otro calvario. El agente del Ministerio Púbico no quiso levantar la querella, porque tenían que llevar un abogado.
Consiguieron uno y éste les pidió dinero, porque les explicó que en la fiscalía “había mucha corrupción”. Le dieron 18 mil 500 pesos. Luego se dieron cuenta que ese dinero fue solo por presentarse a la institución y reclamar el cuerpo. Después, les pidieron 5 mil más para realizar un peritaje, que nunca se llevó a cabo.
La Policía de Investigación no se ha movido, porque no han dado dinero. Así que comenzaron a darles excusas. Les dijeron que tal vez su hermano iba en estado de ebriedad. Cuando lo negaron, les respondieron que tal vez había derrapado la moto por la lluvia. Pero ese día no cayó ninguna precipitación pluvial.
Ahora, les piden 10 mil pesos para entregarles la moto. La familia comenzó a exigir justicia por medio de volantes. Buscaron otro abogado que no se vendiera con la Fiscalía y piensan luchar hasta lograr justicia para su hermano, aunque tendrán que luchar contra la dependencia que debería de ayudarlos y sólo ven en ellos una mina de dinero.

Comments

comentarios