Estado y Región

Huyen Autoridades y Habitantes de Chinicuila, Ante Ataques del CJNG

Chinicuila, Michoacán.- Desde el alcalde de Chinicuila, Rubén Darío Larios Mendoza, hasta funcionarios, el resto del cabildo y personal administrativo, han huido de ese municipio del estado de Michoacán, debido a los ataques perpetrados desde hace unos meses por grupos armados del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Además que, a decir de un poblador: “este municipio pasó de ser Chinicuila del Oro, a un pueblo fantasma”, ya que la mayoría de habitantes, también abandonaron su pueblo

El CJNG desde hace unos meses, ha aumentado su ofensiva con fusiles de asalto y drones cargados con explosivos a esa cabecera municipal y las viviendas se han vaciado.

La organización criminal dispara contra pobladores, autoridades municipales, guardias comunitarias y fuerzas federales.

Apenas hace unos días, su ofensiva duró poco más de 24 horas, en esa zona alta de la transición de la Sierra de Tierra Caliente y la Costa michoacana.      En videos, uno de los habitantes de Villa Victoria, describió las condiciones en las que se encuentra ese pueblo ubicado en los límites de Michoacán con el estado de Colima.

El poblador, recorre el edificio que alberga la presidencia municipal, inmueble que está completamente vacío desde hace varios días.

Mientras graba, el hombre ingresa a las principales oficinas, entre ellas las del alcalde Rubén Darío Larios Mendoza, de quien señala, huyó por temor a ser asesinado.

“Aquí es la oficina de nuestro actual presidente de Chinicuila, Rubén Larios, abandonada. Aquí está su escritorio”, cuenta.

También entra a la Sindicatura, que de igual manera está despoblada; solo se ven los muebles y documentos que abandonaron a la suerte sobre los escritorios.

“Como puede ver, este es nuestro Palacio (municipal); aquí es la oficina del oficial mayor; está deshabitada. Esta es la oficina de nuestra síndica y también huyó por la violencia; todo está cerrado”, menciona.

El hombre, también ingresa a las vacías oficinas de la Dirección de Seguridad Pública Municipal y explica qué pasó en ese sentido.

“Esta es nuestra comandancia de la Policía Municipal donde está deshabitada. Los policías municipales huyeron del pueblo. No aguantaron la presión del Cártel Jalisco”.

“Los amenazaron y la verdad eran muy pocos; por eso decidieron irse. Sí se fue el presidente municipal, imagínense que iban a estar haciendo los policías”, describe.

Los pasillos están vacíos y contrastan con meses anteriores, cuando estaban llenos por los pobladores que realizaban trámites o cualquier otra actividad pública.

Desde uno de los balcones, el narrador dirige su imagen hacia el exterior para evidenciar el abandono de autoridades y las calles vacías del pueblo.           Segundos después, el habitante se dirige al frente del edificio central y enfatiza en la resanada fachada, debido a los impactos de bala de los más recientes ataques.

El hombre también señala que ya no tienen manera de acceder a dinero en efectivo, ya que la única empresa bancaria que había: cerró operaciones en la cabecera municipal.

“El servicio que teníamos era un cajero y (el banco) decidió quitarlo por la inseguridad que se vive aquí en el municipio”.

“Como pueden ver ustedes, aquí hay impactos de bala. Ya la verdad, no sabemos en qué vaya a parar todo esto”, cuestiona el poblador.

Además que: “no hay misa; no hay clases; no hay doctores en el municipio; todo está cerrado; ni una persona en la calle”, agrega.

Comments

comentarios

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Permita, por favor, la presentación de anuncios, sirven para que usted pueda disfrutar de Primer Plano