Zitácuaro

Nos Liberó 2021 de Silvano en el Estado, Pero no en el Municipio

Zitácuaro, Michoacán.- 2021 pronto quedará sepultado por la historia y el recuerdo. Un año en el que los zitacuarenses nos libramos del silvanismo, al elegir a un gobernador de Morena; pero que optamos por continuismo en el Ayuntamiento, al elegir a un alcalde que nos ha recetado más de lo mismo. Ha sido un año de esperanza y desesperanza.

Este año era decisivo para romper con el pasado, en materia política, porque teníamos la opción de elegir libremente, si así lo queríamos. Vimos en este año un proceso electoral en el que, a pesar de la contingencia, poco se respetaron las reglas.

Durante las campañas no sólo se ignoraron las reglas sanitarias, sino también las electorales. Hubo denuncias, videos y evidencia de compra de votos a nombre del entonces candidato a la alcaldía, Antonio Ixtláhuac Orihuela, y del Ayuntamiento que lo apoyó abiertamente.

A final de cuentas, la gente votó, forzada o por conveniencia, por Antonio Ixtláhuac Orihuela. Él ganó, pero la estructura del Ayuntamiento encabezado por Carlos Herrera Tello se ha quedado casi íntegra en la administración municipal.

En este sentido, tenemos una administración donde sólo cambió el nombre y un poco las formas de la cabeza, pero que en el fondo es lo mismo. Lo irónico es que esos mismos electores rechazaron en las urnas a Carlos Herrera Tello, exalcalde por dos períodos y candidato a la gubernatura.

Aunque la candidatura de Ixtláhuac fue invención del entonces gobernador Silvano Aureoles y su candidato Carlos Herrera, a éste último los votantes le propinaron una derrota electoral en su municipio.

Una de las anécdotas más comentadas con ironía por los ciudadanos fue que Herrera perdió hasta en la casilla ubicada en su barrio La Estación, del que el entonces candidato se enorgullecía en su campaña.

Esos electores también votaron, mayoritariamente, por el candidato rival del alcalde zitacuarense, Alfredo Ramírez Bedolla, de Morena-PT, quien entró de último momento. Sólo tuvo la mitad del tiempo para hacer campaña, un mes, porque en abanderado original, Raúl Morón, fue descalificado por el árbitro electoral.

Se argumentó que Morón no presentó su informe de gastos de precampaña y en el litigio se consumió la mitad del período de campaña original. Sin embargo, los zitacuarenses recibieron bien a Ramírez Bedolla y realizaron un voto de castigo a Herrera.

Esa forma de elegir se ha traducido en hechos en los últimos meses de este año. A nivel estado, se han comenzado a solucionar las deudas multimillonarias de nóminas que dejó el exgobernador.

A nivel local, el alcalde Ixtláhuac ha hecho de la propaganda, los discursos y las promesas un estilo que poco a poco comienza a hartar a los ciudadanos, quienes quieren ver acciones en un municipio lleno de problemáticas.

Otra de las características de 2021, además del cambio político, fue el incremento de la violencia. Ya desde enero, la tasa de homicidios dolosos había comenzado a duplicarse, en comparación con 2020.

Pero a partir del inicio de la nueva administración municipal se incrementó aún más. Pareciera como que se esperaba el cambio de gobierno para convertir a Zitácuaro en un campo de batalla.

Varias acciones se han anunciado; sin embargo, la violencia todavía no cede y será un motivo de preocupación más para el próximo año, en donde se espera ver el real desempeño de las nuevas autoridades…

Comments

comentarios

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Permita, por favor, la presentación de anuncios, sirven para que usted pueda disfrutar de Primer Plano