Bailando al Ritmo de Stayin Alive

Julio Antonio Rojas Rodríguez*Por lo regular, todas las cosas tienen un principio, y en la música no es excepció, por eso cuando hablo de la música que me gusta y ha marcado mi vida, siempre trato de abarcar más allá de un simple grupo, un cantante o una rola.

En esta ocasión hablaré de lo que para mi, fueron los pioneros, más no los primeros, de lo que después se le conoció como música disco y que revoluconó las pistas de baile y fue el inició de lo que ahora llaman con el feo nombre de antro.

Y escribo sobre la canción que fue el parteaguas de esa revolución, bueno desde mi punto de vista, la pegajosa “Stayin’ Alive”, que es una canción de la agrupación australiana Bee Gees, que fue lanzada como sencillo un 13 de Diciembre del año 1977 como parte de la banda sonora de la emblemática película “Saturday Night Fever”.

La historia musical de la banda tiene un giro de 360 grados tras la grabación de la banda sonora de esta cinta protagonizada por John Travolta.

Es que los hermanos Gibb fueron los principales responsables de los éxitos musicales que acompañaban a esta película que fue estrenada en Diciembre de 1977.

Canciones como “Stayin’ Alive”, “How deep is your love”, “Night Fever”, “More than a woman” (cantado por Tavares) o “If I Can’t have you” (intepretado por Yvonne Elliman) estan presente en una banda sonora que ha quedado en la historia de la música moderna como el disco con mas ventas.

De hecho, se estima que las ventas del soundtrack de  SNF ya alcanzaron los 30 millones en todo el planeta y es considerado una obra maestra para la música disco.

La historia de esta famosa canción empieza a mediados del año 1977, cuando el productor de la banda sonora, Robert Stigwood (quien además tenía el cargo de ser el mánager de los Bee Gees) tuvo la genial idea de hacer una película cuya influencia principal fuera la música disco tras leer un reportaje en el New York Times sobre la escena musical en los clubes nocturnos de Brooklyn.

Tras investigar mas sobre la “discomanía”, Robert decidió llamar a los hermanos Gibb, que se encontraban en Francia preparando su próximo disco, para entregarle una misión muy importante: Participar en el proyecto cinematográfico escribiendo una canción principal y otras que fueran parte de la banda sonora para algunas de las escenas mas importantes.

Cabe señalar que la banda se encontraba grabando, al igual que muchas otra bandas británicas, en Château d’Hérouville, en París (todo por culpa de los impuestos!!) y recibieron la noticias con especial tranquilidad, y confiando en su talento como compositores, se pusieron manos a la obra para empezar a sacar una canción que fuera parte principal de la banda sonora de ese proyecto cinematográfico.

Por esos días la banda tenía en claro que el estilo musical que debían utilizar era el falsete (aunque sin abusar para llegar al extremo del aburrimiento) y eso se debía a la buena recepción que tuvo la canción “Jive Talkin’” (grabada en 1975) en los medios y en la escena de la música Disco.

Tras varios demos, la banda llegó a seleccionar una pieza que tenía por nombre “Saturday Night”, la cuál tenía toda la energía que necesitaba una buena canción Disco.

Tras varias conversaciones, la banda y su manager decidieron grabar esta canción como tema principal para la promoción de la cinta.

Una vez que se pusieron de acuerdo con algunos detalles, e hicieron algunos cambios, como por ejemplo, bautizarla esta vez como “Stayin’ Alive”, los hermanos Gibb emprendieron su rumbo musical.

Lamentablemente, a horas de empezar a grabar la canción uno de los músicos de sesión tuvo que abandonar el barco. Se trataba del baterísta Dennis Byron, quien en medio de las sesiones de grabación recibió la trágica noticia de que su padre se encontraba muy enfermo y tuvo que empacar para viajar de manera urgente a Inglaterra por razones obvias.

Encontrar un baterista de sesión en esa región francesa era bastante complicado. De hecho el productor Albhy Galuten intentó hacer uno que otro contacto con músicos de la zona pero con ninguno se llegó a un acuerdo o simplemente ya estaban trabajando en otros proyectos. La única solución era utilizar una bateria programada y esa tarea no sería nada de fácil, más cuando estaban luchando contra el tiempo y los plazos.

Pero aqui es donde se ve la calidad del productor, y Galuten en esta canción dejó en claro el por qué la banda confiaba en sus ideas y a veces en sus improvisaciones en el estudio.

Una de las canciones que dejó grabada Byron, antes de partir a los funerales de su madre, fue “Night Fever” y de esa pieza musical Galuten y Barry Gibb iban a hacer de las suyas.

Resulta que el productor seleccionó dos partes de la percusión incluida en esa canción y las re-grabaron en una pista externa de un cuarto de pulgada y de esa manera idearon un buen ritmo y que encajó justo con lo que ellos querían y con la “onda” que tenía esa rola.

“Stayin’ Alive” se convertiría en un himno de la musica disco, y además por ser la canción principal de una de las películas mas recordadas de todos los tiempos.

Por esta razón, el éxito del sencillo fue monumental, llegando a la cima de las listas en Estados Unidos (estuvo en la cima del Billboard a partir del 4 de Febrero de 1978 y aguantó 4 semanas en esa casilla), Canadá, Italia, España y Australia. Mientras que en el Reino Unido la rola alcanzó el puesto #4

A modo de broma, en los créditos de la banda sonora se colocó que la batería estuvo a cargo de “Bernard Lupe” (que era simplemente una parodia sobre el famoso baterísta Bernard Purdie). la historia cuenta que tras el gran éxito de esta canción, muchos manager’s empezaron a contactar por cielo, mar y tierra a este baterísta, hasta que se descubrió que simplemente no existía.

Esta canción está ligada a la música disco y a la cinta SNF, y al escucharla uno se remonta a la época en que rodo comenzó en la pista de baile de una discoteque.

Comments

comentarios