Viven Habitantes del Medio Rural Como Ciudadanos de Segunda

Zitácuaro.- El mes de junio de 2014, habitantes de la tenencia de Ziráhuato comenzaron a enfermar. Al principio no sabían de qué: comenzaban a sentirse fatigados, con dolor en el área abdominal. Pero hubo algo que llamó poderosamente la atención: su piel adquirió un tono amarillento. Era hepatitis.

La enfermedad se entendió en la tenencia y llegó comunidades fronterizas de los municipios de Jungapeo y Tuxpan. Al advertir que se trataba de un brote epidemiológico, los médicos del Sector Salud tendieron un cerco, comenzaron con los tratamientos y controlaron la enfermedad. Nadie murió.

Grave Carencia de Servicios

Tras investigar, se conoció que el consumo de agua contaminada había sido el origen. Sin embargo, aunque se controló la hepatitis, la causa no:

Casi las 3 cuartas partes de las viviendas rurales del municipio de Zitácuaro no tienen servicio de drenaje y la mitad no tienen agua entubada en sus casas. En las comunidades indígenas, la cubertura es mucho menor.

Daniel Jaramillo Serrato, regidor titular de la Comisión de Asuntos Indígenas, sabe de esto. Ha trabajado 3 años en el medio rural y conoce de las carencias que enfrenta la gente de las comunidades del municipio, que son el 45% de los 155 mil habitantes de Zitácuaro.

Indica que a pesar de ser considerado un municipio con grado de marginación bajo, presenta un atraso importante en cuanto a servicios básicos, como son agua potable, luz, drenaje y alcantarillado.

Agrega que en la cabecera municipal, con cerca de 100 mil habitantes, la mayoría de la población tiene acceso a los servicios. La cubertura alcanza, en promedio, el 95%. Si acaso hay problemas en los asentamientos irregulares de los suburbios.

Pero en las comunidades, en el mejor de los casos, el 50% de las viviendas cuenta con agua entubada; un porcentaje menor, con drenaje y alcantarillado. Muchas familias, para satisfacer sus necesidades del vital líquido tienen que acarrearla desde arroyos y fuentes ubicadas lejos de sus casas. Y no siempre está limpia.

Jaramillo indica que el servicio de drenaje es tan deficiente porque dotar de él a las viviendas ubicadas en comunidades, generalmente alejadas unas de otras, representa un costo elevado.

Entonces, los tres niveles de gobierno, al no poder o querer pagar el costo, han dejado a las personas prácticamente en el olvido. Por ello, muchas familias utilizan fosas sépticas como el método tradicional para eliminar sus excrementos, aunque no siempre en condiciones de higiene.

El regidor explicó que en el año 2011, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) implementó un programa de letrinas ecológicas, que tuvo buena aceptación en las comunidades. Pero el apoyo fue escaso.

Por ejemplo, detalla Jaramillo que en la comunidad de El Tigre, ubicada en la zona indígena de Crescencio Morales, fue dotada sólo con 11 letrinas. No se le dio seguimiento. Por el contrario, la Sedesol desapareció el programa porque lo consideró costoso, a pesar del beneficio que generaba.

En cuanto a la cuestión del suministro de agua, el regidor comenta que el gobierno municipal emprendió un programa de construcción de tanques de almacenamiento, con capacidad promedio de 50 mil litros.

Hoy en día, se han puesto en marcha 39, en igual número de comunidades. Sin embargo, en el municipio existen 162 localidades. 112 de ellas (69.3%) son de muy alta y alta marginación.

Especialmente las de la zona indígena, en donde el 81.4% no cuentan con drenaje. Peor aún, el 51.2% de las viviendas tienen todavía piso de tierra y el 83% de las familias todavía cocinan con leña o carbón.

La falta de servicios básicos, reconoce el integrante del cabildo, trae como consecuencia enfermedades; principalmente gastrointestinales, ocasionadas por las heces fecales de gente que hace sus necesidades fisiológicas a campo abierto; otras por no tomar agua potable.

Y las consecuencias se vivieron en Ziráhuato, con el brote de hepatitis, que se extendió a los municipios de Jungapeo y Tuxpan, cuyas comunidades se abastecen de agua que se proviene del punto de origen de la enfermedad. La causa sigue, el peligro es latente.

Comments

comentarios