Resultados Electorales Sorpresivos e Históricos

Ricardo Rojas Rodríguez*Zitácuaro.- Las elecciones de este domingo nos dejaron muchos cambios, sorpresas, resultados inéditos y experiencias que repercutirán en nuestro futuro inmediato, para bien o para mal. Vimos situaciones inéditas, como que ahora eran los priistas los que se decían víctimas de la compra de voto de sus opositores, los perredistas…

Los números, sus resultados y repercusiones deben de ser objeto de un análisis detenido; especialmente después de las sesiones de cómputo, que concluirán con la entrega de constancias de mayoría, que harán oficiales los resultados que el conteo rápido nos adelantó, desde la madrugada del lunes.

Por lo pronto hagamos un comentario general de lo que las elecciones nos dejaron. Un aspecto positivo fue que el proceso se desarrolló en paz, pese a que se vivía cierta tensión y había amenaza de posibles brotes de violencia de parte del magisterio, de los grupos de autodefensa y hasta del crimen organizado.

Los incidentes fueron menores. Inclusive, en Zitácuaro, el grupo de “defensa de voto” que días antes de la elección “cazaba” “mapaches” y espantaba perredistas, se tranquilizó el día de la jornada.

Claro, se dieron casos en los que orihuelistas acudieron algunas casillas, al final de la jornada, con la intención aparente de llevarse las urnas que no les favorecían. Sin embargo, no pasaron de amenazas que finalmente no se cumplieron.

Gana Silvano

Finalmente, los números del Programa de Resultados Electorales Preliminares (Prep) marcaron una tendencia favorable a Silvano Aureoles Conejo. La ventaja que el conteo rápido le adjudica es de casi 9 puntos arriba de Chon Orihuela, que quedó en segundo lugar, y de 12 frente a la panista Luisa María Calderón.

La diferencia, como se aprecia, es amplia. Así que aunque el PRI amenazó con impugnar, parece difícil que eviten que Silvano tome posesión del cargo, el próximo primero de octubre.

Aquí la pregunta es: ¿Por qué ganó Silvano? Y, además, porqué la diferencia fue más alta que la que marcaban la mayoría de las encuestas, que marcaban prácticamente un empate entre PRI y PRD, con un PAN muy pegado atrás.

Las lecturas pueden ser varias y conforme tengamos más información podremos conocer qué fue lo que sucedió. De entrada podemos decir que al PRD le funcionó mejor su estrategia de “guerra sucia” en contra de Chon, que la que el priista emprendió contra su rival.

Creemos que, al final, influyó en cierto grado la campaña de miedo hacia Chon que impulsó, por debajo del agua, gente de Silvano. En los últimos días, las acusaciones en mensajes, volantes, whatsapps y todas las formas imaginables eran directas: relacionar a Orihuela con el crimen organizado.

Por supuesto que la mayor parte de los señalamientos fueron anónimos. Pero hubo uno que no lo fue: la columna de la periodista Yuriria Sierra, en Excélsior, que señalaba directamente tener documentos de que en Estados Unidos se acusaba a Chon de haber “lavado dinero”.

Creemos que esta estrategia fue determinante. Y si la combinamos con la tardía y tibia acusación de que Silvano había desviado millones de pesos a su campaña, el resultado no fue el esperado.

Y es que el problema fue que el PRI está tan desprestigiado que no tiene, ante la gente, calidad moral para acusar a otros de corrupción, porque es el partido que “inventó” el desvío de recursos, los “moches”, y toda esa serie de irregularidades. Así que su intentó no pegó, sino que pudo ser contraproducente.

Así, los electores, confundidos por tanta guerra de lodo, acusaciones, traiciones y “golpes bajos” entre políticos, le dieron el voto a Silvano. Desafortunadamente su trayectoria nos ha demostrado que no es una persona confiable.

No todas las acusaciones que le hizo el PRI son falsas. La honestidad no fue una característica de Silvano cuando fue alcalde de Zitácuaro, no en sus cargos posteriores. Él y su camarilla han acumulado bienes y recursos cuyo origen no está claro.

Y no creemos que vaya a cambiar, cuando le pongan en las manos los recursos de todo el estado, con la oportunidad infinita de hacer negocios. De entrada, cabe recordar que se negó a hacer pública su declaración patrimonial: ¿Por qué?

Cuando se le cuestionó sobre sus propiedades, de broma dijo que sólo tenía 3: una en Zitácuaro, otra en Morelia y un “departamentito” en México. Si es así, no tendría nada por qué preocuparse. Pero entonces, ¿por qué no hace pública su declaración de bienes?

Así que Silvano va a ser gobernador, por decisión mayoritaria. Ganó, más que su propuesta (que no está muy clara, porque hablo de mucho y no concretó nada), su estrategia. Le salió bien su plan. Ahora, a los michoacanos nos corresponde vigilarlo, supervisarlo, exigirle que cumpla. Y, lo más importante: cuidarle las manos…

La Elección Municipal

En Zitácuaro ya se veía venir el triunfo de Carlos Herrera Tello, candidato del PRD-PT a la presidencia municipal. La ventaja de 10 puntos que obtuvo, sobre el candidato del PRI-Verde Ecologista, Juan Carlos Orihuela Tello, es lo bastante grande para que después de la sesión de cómputo el resultado no varíe.

¿Qué pasó con el Pollo? La suya era una derrota esperada. De entrada, gran parte de la culpa del resultado adverso fue suya: no hizo campaña. Y si la hizo, fue tan “invisible” que no se notó, no impactó.

Por principio de cuentas, se peleó con los propios priistas. Aquellos que no fueron parte de su grupo fueron hechos a un lado, marginados y maltratados. Es decir, de entrada comenzó mal. Adoptó una actitud totalmente contraria a la de un candidato en campaña.

Y esa conducta que tuvo con sus compañeros de partido la repitió con diversos sectores de la sociedad zitacuarense, incluidos los medios. Cometió el error de unir a los comunicadores en su contra. Minimizó la importancia de la prensa local y ese fue un eslabón más de la cadena de errores que cometió.

Así las cosas, el resultado no fue sorpresa para casi nadie; aunque, quizá sí para él, que pese a todo lo que hizo (y lo que no) tenía la seguridad de que, en automático, iba a ganar la elección.

Pero no, no supo leer el momento, la realidad, el contexto: un Carlos Herrera sobrado, que hizo campaña en todos lados, con todos; que sedujo a gente de todos los partidos, incluido el PRI; que contaba con la estructura de Silvano Aureoles y que conformó su equipo de trabajo, sus alianzas, inclusive antes de la campaña.

Orihuela Tello tampoco vio que José Alzati, precandidato priista que ni siquiera fue tomado en cuenta por la Comisión de Procesos internos, le produjo otro hoyo a la estructura de su partido.

Despreciado, Alzati se salió con la suya de hacerse candidato. Se llevó a su nuevo partido a los priistas con los que había hecho equipo. Inclusive, se alió con los comerciantes ambulantes, que generalmente votan tricolor.

Es decir, finalmente José Alzati no ganó, se quedó lejos del triunfo, pero muchos de los miles de votos que obtuvo se los quitó al PRI. Curiosamente, si se suman los votos que obtuvieron Alzati y el Pollo (10 y 23 por ciento, respectivamente) dan un porcentaje similar al que obtuvo Carlos Herrera (23%).

Se sabe que el PRI es un partido casi invencible, por su estructura y por la disciplina de sus militantes. Sin embargo, siempre que pierde es porque llega a la elección dividido. Y eso fue lo que pasó esta vez, tanto a nivel municipal, como estatal…

Mary Carmen y Toño

Ya habrá oportunidad de comentar en este espacio lo que sucedió en las elecciones en los municipios y en las diputaciones, porque el espacio de esta columna está a punto de terminarse.

Cabe resaltar que fue histórico que Antonio Ixtláhuac ganó la diputación federal. El problema es que está subido en una nube que no le permite asimilar la responsabilidad que eso implica y lo mucho que prometió a los ciudadanos, para que ello ocurriera.

Mal vemos la actitud de Toño, rodeado de una muralla de cortesanos que sólo lo halagan. Y, subido en su nube, Ixtláhuac convoca a conferencia de prensa para auto alabarse, para hablare de “sus logros” y de lo grandioso que es. No está bien, que alguien le diga que es momento de poner los pies en la tierra…

Mary Carmen Bernal también puede hacer historia, si se confirma su triunfo en la diputación local. No sólo rompería la hegemonía del PRI, sino que se trata de una mujer no militante del PRD, sino del PT, la que habría ganado la elección…

Comments

comentarios