Muere Juan José Jaimes Formador de Generaciones de Campeones

Zitácuaro.- Hombre de familia, espiritual y optimista, quien entregó su vida al lima lama, arte marcial de Polinesia, en el que destacó, primero, como competidor, y luego como entrenador y formador de nuevos talentos. Así fue Juan José Jaimes Solís, maestro, formador y amigo.

Su nombre es sinónimo de lima lama. Después de los profesores que trajeron este arte marcial de otras ciudades se retiraron a sus lugares de origen Juan José Jaimes tomó la estafeta; no sólo conservó su práctica, sino que incrementó el número de jóvenes y niños que vieron en la práctica esta disciplina una forma de ser mejores personas.

Porque eso era el arte marcial polinesio para Jaimes Solís: no aprender a pelear, sino a cultivar el cuerpo, a competir, a ser disciplinado. Y que esta forma de ver la vida se reflejara en la escuela, en la familia, en el trabajo, en las relaciones humanas.

Juan José Jaimes Solís, nació en Zitácuaro, Michoacán, el 1 de octubre de 1967, dentro de una familia humilde, que siempre buscó salir adelante por medio del trabajo honrado.

Sus padres son Brígido Jaimes Ramírez y Ofelia Solís López. Su educación la realizó en escuelas pública de la misma ciudad. En 1990 decide unir su vida a María Dolores Ojeda Ruiz, con quien procreço tres hijos María Anayeli , Tania Amairany y Juan José Jaimes Ojeda

Conoció a su esposa en el doyo donde practicaba de lima lama, cuando la joven María Dolores llegó a aprender. Para Juan José fue amor a primera vista. Pronto, la compañera a la que ayudó a practicar sus primeras técnicas se convirtió en su compañera de vida.

Pero la historia de Jaimes en el arte marcial se inició a los 15 años, cuando vio una clase del profesor Abel Reyes Corona, quien vino de fuera a rescatar el lima lama, que había entrado en desuso.

Juan José quedó maravillado con las exhibiciones que los marcialistas realizaban de formas y técnicas de combate y decidió meterse de lleno a su estudio. Cuatro años después recibió del propio Reyes Corona su cinturón negro, en 1986.

Con la experiencia adquirida al auxiliar a su profesor a dar clases, en Tuxpan y Jungapeo, decide abrir su propia escuela. La inauguración fue el 20 de noviembre de 1992, con el apoyo de los alumnos Daniel Becerril Archundia Joaquín Estrada y Cesar Daniel Becerril Estrada.

La escuela primero se ubicó en el domicilio de Santos Degollado 15, local que antes había sido escuela de Ricardo Villa. Después cambiaría su domicilio a Matamoros poniente 17. Posteriormente se mudó a Olímpica 68 número 82, donde duro dos años. Y Fianlemente se estableció en Santos Degollado 7.

Fueron tiempos difíciles. El lima lama es un deporte no subsidiado por el gobierno, y que no tiene apoyo extra. Los alumnos tienen que pagar por su práctica y adquirir el equipo necesario.

Por ello, las demás escuelas cerraron. Los profesores que venían de fuera regresaron a sus lugares de origen, pero Jaimes conservó la práctica de este deporte de contacto, sin disminuir el nivel; por el contrario, su preparación y actualización fue constnate.

Antes de convertirse en el principal entrenador de lima lama, Jaimes Solís destacó como competidor, a nivel nacional. Para ello, recibió ayuda del tricampeón mundial Fito Márquez y de José Oliveros.

Sus consejos y conocimientos fueron determinantes para su éxito como competidor  y entrenador. Participó en innumerables torneos con resultados positivos. Posteriormente se une a la asociación de La Última Defensa, que era presidida por los profesores Ausencio y Felipe Feregrino Guevara (el primero de ellos, ya fallecido).

Ambos lo motivaron a participar en torneos nacionales e internacionales. Entre sus resultados destacados están 2 primeros y 3 segundos lugares en eventos internacionales, efectuados en la Ciudad de México.

Participó en el torneo Okayama Internacional Championship, que era organizado por  el profesor Serio Robles Quintanilla. Éste le permitió clasificarse en el año 1999 y 2002  en el torneo Mundial National Blackbelt Leaugue, Sport Karate, International, de Colorado, Georgia y Hollywood, California, Estados Unidos.

Su último torneo fue en el año 2012 en Pachuca, Hidalgo, en el que ganó el primer lugar. A lo largo de su carrera como competidor, el  profesor Jaimes ganó alrededor de 85 trofeos, entre primeros y segundos lugares.

Además, llevó la práctica de su arte marcial a la participación social, ya que formó parte de innumerables exhibiciones y desfiles. Los últimos años impartió los cursos de verano en el DIF Zitácuaro.

Para complementar su conocimiento, participó en varios seminarios de defensa personal de lima llama, primeros auxilios, gimnasia artística, con el instructor Gamaliel Hernández Benítez.

En el año 2008 se unió a la asociación del Consejo Mundial de Box, en la rama de muay thai en México, presidida por el kru Armando León Chávez. Y en 2013 también ingresa a la Federación de Lima Lama, que encabeza el profesor César Fernández.

Además de su labor como Artemarcialista también participo como instructor de tae-bo en el ISSSTE Zitácuaro, que después se trasladó al centro cultural Casona de la Estación.

Principalmente trabajo con niños y jóvenes. Pero también dirigió su atención a las personas de la tercera edad, que a falta de actividad física agravan sus problemas de salid. Por ello, en el año 2008, en la Unidad Deportiva de La Joya, formó la asociación Camino a un envejecimiento digno, misma que él presidia.

Incansable, siempre buscó incursionar en actividades que impulsaran la actividad física y la vida sana. Por ello, también en el 2008 creó la primera revista de deportes: Deporte en Movimiento.

Para ello contó con la ayuda de Roberto Zamudio Pérez, Víctor Mendoza Márquez, Joel Vera Terrazas y otros colaboradores. Actualmente también impartía clases de lima lama y muay thai en colegio salesiano Lumena.

Además de su constante preparación física, cultivó su lado espiritual. Siempre se caracterizó por ser un hombre optimista. Su mejor frase fue: “hasta la victoria”. Él mismo bromeaba y decía que su único vicio era el deporte.

Nunca buscó cargos políticos, ni recompensas por su trabajo. Siempre formó parte de la gente sencilla que busca lo mejor para sí mismo y los que lo rodean. Es decir, trabajar desde su trinchera para hacer este mundo un mejor lugar. Cabe destacar que su vida fue humilde.

Pero su tarea se vio truncada súbitamente el pasado 13 de junio del 2015. Su familia, más que hablar de su muerte, prefiere recordar su vida. No obstante, deja un vacío difícil de llenar. Sus hijos, continuarán su legado, siempre con el ejemplo y la formación que su padre les inculcó.

Comments

comentarios

1 Comentario

  1. LAMENTABLE PÉRDIDA DE UN NOTABLE ZITACUARENSE AL QUE NO SE LE DIO EL RECONOCIMIENTO QUE MERECÍA. DESCANSE EN PAZ Y SU EJEMPLO PERDURA POR MUCHO TIEMPO.

Comments are closed.