Comenzó Hace un Siglo en Huetamo el Reparto de Tierras

Huetamo.- Hace un siglo comenzó, en Huetamo, el reparto de tierras. Esto, como base del Plan de Guadalupe, promulgado en 1913 por Venustiano Carranza. Su finalidad fue el de devolver a los campesinos las propiedades que les fueron arrebatadas durante el porfiriato, para cederlas a los hacendados.

En entrevista, la historiadora Yesica Soto Tamayo recordó que este tema de relevancia nacional llegó Huetamo hace un siglo y fue de importante trascendencia para la historia del municipio.

Al llegar Carranza al poder y ante el problema a resolver de dar respuesta a los campesinos, promulgó la Ley Agraria, en enero de 1915, mediante la cual se creó una Comisión Agraria Nacional.

Dicha ley movilizó grandes contingentes, exacerbando aún más la lucha de clases; derivado de ello nacieron líderes que se habrían de distinguir en esta lucha como Trinidad Regalado, a nivel estatal, y regional, como Bartolo Benítez Martínez, Jesús Castillo y José David Tellitud, quienes fueron perseguidos en la región por sus ideales.

Cabe mencionar que esta ley fue creada para ganarse a ese sector de la población, no para afectar a los grandes hacendados, ya fueran revolucionarios o neutrales; por eso se les dio garantías para conservar sus propiedades entregando sólo tierras no aptas para el cultivo, a pesar de las diligencias de los líderes.

En la Convención de Querétaro, estos preceptos quedaron incluidos en la Constitución de 1917, razón por la que, en 1918, Cecilio García, comisionado regional, realizó el primer reparto de tierras, de pequeñas propiedades que pertenecían a los Luviano, Irigoyen Olace y Rentería.

Este hecho no mejoró las condiciones del campesinado, que no contaba con dinero suficiente para hacerlas trabajar. Aunado a este problema estuvo el papel ejercido por los curas (que mediante sus sermones acusaron de ladrones a quienes aceptaran tierras con pena de excomulgarlos)-

La presencia de guardias blancas en las haciendas, la falta de trabajo y la escasez de productos básicos, hicieron que no quedara otra salida más que unirse a los grupos de bandoleros que comenzaron a proliferar en la región, principalmente los de Inés Chávez y Jesús Cintora, quienes se caracterizaron por la violencia en sus asaltos a ranchos y pueblos enteros.

Dichos acontecimientos son los que rigieron a los campesinos huetamenses de 1915 a 1918, donde su situación económica no experimentó cambios por la falta de empleos, mejorando hasta 1928, cuando llegó el general Lázaro Cárdenas al poder del estado.

Comments

comentarios