Otro Fraude de Campos Ponce

Ricardo Rojas Rodríguez*Zitácuaro.- Grave, aunque no sorpresiva, es la acusación de que el alcalde Juan Carlos Campos Ponce podría haber cometido un fraude con la adquisición del terreno, no viable, para dotar a los policías municipales de un fraccionamiento. Es una falta más. La pregunta es: ¿hasta cuándo?

El señalamiento, hecho por el propio presidente municipal electo, Carlos Herrera Tello, ya no causa admiración, a estas alturas, cuando el alcalde nos ha demostrado que es capaz de cualquier cosa. Su prioridad ha sido satisfacer sus intereses, ya se olvidó de gobernar, de servir.

A pesar de la inconformidad ciudadana, de las acusaciones, de los señalamientos, de la posibilidad de que alguna de todas las fechorías que ha cometido a lo largo de más de 3 años y medio, la conducta del presidente no cambia.

Vive en otro mundo, en el que puede hacer todo lo que le venga en gana, sin consecuencias, dado que ya no le importa lo que la gente diga o piense de él, porque hace tiempo que ni ve ni oye a los zitacuarenses.

Por ello, decíamos, a poco menos de dos meses de dejar el poder (y el fuero que implica), se ha olvidado de la administración municipal. Tiene paralizadas, por falta de material, muchas de las dependencias. No hay dinero para nada, para nadie, con la excusa de que ya se va a acabar su período.

Al mismo tiempo, su prisa por agotar el recurso destinado a obras continúa. Como es su costumbre, el dinero se aplica en acciones innecesarias, pero que facilitan “inflar” costos y desviar fondos.

Ejemplos: las banquetas de la calle Moctezuma, recién hechas, fueron destruidas para volverlas a poner igual. De ello sólo se dieron cuenta los vecinos. Pero lo que pasó en el centro de la ciudad fue de conocimiento de todos: levantar el pavimento de la calle Degollado, que se realizó hace algunos meses, para reparar un drenaje.

Lo anterior es clara muestra de la desorganización, improvisación y la irresponsable falta de planeación de las obras; es elemental que antes de pavimentar una calle te asegures de que el drenaje y el agua están en buenas condiciones, para evitar este tipo de problemas, que causan gastos extra.

Y, ¿quién paga por los errores o los caprichos? Claro, nosotros los ciudadanos. Por supuesto que todo esto es resultado de poner al frente de la Dirección de Obras Públicas a una persona que ni es arquitecto, ni ingeniero, ni licenciado. Sólo un amigo y socio de negocios del presidente municipal…

¿Fraude?

De toda esta situación, el alcalde electo, Carlos Herrera Tello, será afectado directamente, porque tendrá que asumir las consecuencias de los actos de su antecesor. Llegará a la administración, en el último tercio del año, con obras por terminar, con programas a medias y, casi seguro, sin recursos y sí con deudas por pagar.

Pero no sólo eso: Herrera ha sido afectado de forma directa, personal, por Campos Ponce, con el posible fraude del fraccionamiento para los policías municipales. Todo parece indicar que el presidente municipal aprovechó un programa y un recurso que debía de beneficiar a los elementos de la corporación para hacer un negocio más.

Así que echó mano de un terreno de sus amigos, a pesar de que no cumplía las condiciones para hacer una buena obra por los elementos policíacos, que tanto necesitan de este beneficio, por lo escaso de sus sueldos.

En el “negocio” que, al parecer, no salió bien, se llevó entre los pies al actual alcalde electo. La ventaja es que, ahora con el poder en su mano, Herrera tiene la posibilidad de hacer algo.

Ya lo prometió en campaña, así que ojalá y finque responsabilidades a Juan Carlos Campos. No se trata sólo de venganza por el problema del terreno, sino porque de otra forma tendrá que invertir tiempo y dinero en resolver los conflictos que le hereden y tendrá atadas las manos para poder gobernar.

Con el presunto fraude, el alcalde electo no tendrá que esperar hasta que tome posesión para poder actuar. Puede (y debería de) hacerlo desde ahora. Veremos cuál será el siguiente paso…

29 mil Millones

No sólo Herrera tendrá dificultades económicas al inicio de su mandato. Silvano Aureoles tendrá una situación más complicada. Ya lo dijo el actual tesorero del estado, Miguel López Miranda: la próxima administración heredará una deuda de 29 mil millones de pesos.

Es, prácticamente, lo que Fausto Vallejo denunciaba que le había dejado Leonel Godoy; es decir, el exgobernador priista no pagó prácticamente nada; o, quizá, sólo los intereses.

Pero lo peor es que Vallejo prácticamente no hizo nada, con el argumento de que el recurso lo destinaba a pagar los adeudos que le habían heredado el perredista. Inclusive, se adquirieron más créditos para renegociar y pagar. Pero todo parece indicar que no se hizo nada.

Ahora Silvano va a tener que entrarle al problema de inmediato. Y al decir de inmediato es de inmediato (valga la redundancia). ¿Por qué? Porque como el propio tesorero lo explica, de esos 29 mil millones de deuda, 12 mil millones tiene que pagarse a corto plazo.

Es que se trata de deuda con proveedores, a quienes urge pagarles, para no afectarlos más y ponerlos en riesgo de quebrar, si es que no lo han hecho ya, lo que agravaría la situación de miles de familias michoacanas que dependen de ese dinero.

Lo demás, los otros 17 mil millones, corresponden a créditos de bancos, que no se tienen que pagar de inmediato, sino cumplir con los abonos y los intereses que implican, lo que tampoco es algo fácil.

Así que Silvano tiene la tarea inmediata de implementar un programa económico que evite la quiebra de las finanzas estatales. Además, al mismo tiempo, impulsar una nueva estrategia de seguridad que evite la reorganización de los grupos criminales, que ya han iniciado nuevamente la batalla. Y sí, también lidiar con los profesores…

Zúñiga

El alcalde electo comentó a este medio que el ingeniero Alejandro Zúñiga Camacho ya aceptó hacerse cargo del Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Sapas) de Zitácuaro.

La intención, señala Herrera, es que el nuevo titular reorganice el organismo operador, como lo hizo en el pasado, y que los posteriores directores se encargaron de desmantelar. Así que ahora la tarea no será nada fácil, ya que del Sapas fortalecido que Zúñiga dejó en el pasado ya sólo queda el cascarón.

Se tendrá que reconstruir todo. Se supone que el compromiso con Alejandro es que tendrá libertad para conformar su equipo de trabajo y realizar una reorganización total, incluida la renovación de la Junta de Gobierno.

Sabemos que la intención del actual director del Sapas, Alejandro Bautista Suárez, desea seguir en la dependencia, ya no como titular, pero sí en algún cargo en el que pueda cobrar uno de los generosos sueldos que paga el organismo operador. Claro que se acostumbró a vivir del presupuesto.

Para lograr su objetivo, ha buscado apoyo de los sindicatos municipales, que en el pasado maltrató y ninguneó. Además, se dice “amigo” del alcalde electo. Para salir de dudas si era posible la continuidad de Bautista en algún cargo, le preguntamos a Herrera al respecto.

Dijo, rotundamente, que no. Desde su punto de vista, todos los actuales funcionarios fallaron en su trabajo. Así que no se les volvería a contratar. Además, como lo ofreció a Zúñiga, él tendrá libertad para contratar a sus colaboradores…

Mireles

Finalmente, luego de estar más de un año preso, José Manuel Mireles Valverde, el líder autodefensa “incómodo” para el comisionado Alfredo Castillo, saldrá libre. Así lo anunció la propia procuradora General de la República.

Es una buena noticia. Pese a sus errores y asegunes, Mireles representó lo más idealista del movimiento de autodefensas, que realmente buscaban liberar al estado del crimen organizado y no aliarse con él.

¿Qué pasará, luego de su liberación? Quién sabe, sólo el tiempo lo dirá. Por lo pronto solo queda celebrar su excarcelación…

Comments

comentarios