Continúa Impune el Asesinato de los 2 Regidores Perredistas

Zitácuaro.- A 21 años de distancia, sigue impune el asesinato de los dos regidores del PRD, Filemón Esquivel Hernández y Atanacio Barrera Correa. Militantes de ese partido clamaron justicia y recriminaron que no hay interés por resolver el crimen, cuya motivación fue política.

Reunidos en el panteón municipal, en la tumba en la que ambos luchadores sociales reposan en paz, dirigentes y militantes del PRD hicieron un homenaje a los regidores, cuyo crimen, en su momento, conmovió a la sociedad zitacuarense.

Filemón Hernández y Atanacio Barrera formaban parte de la administración municipal encabezada por Aldo Emilio Tello Carrillo, en el período 93-95. El inicio de la gestión del alcalde se caracterizó por las protestas perredistas que reclamaron fraude electoral.

De tal forma que la presencia de los dos perredistas en el cabildo era incómoda para la mayoría priísta. El 4 de noviembre de 1993, ambos regidores fueron enviados a una comisión, a la tenencia de Ignacio López Rayón y ya no regresaron con vida.

Nunca se aclaró qué comisión fue la que les encargaron. En la localidad de La Cortina, en una camioneta propiedad de uno de los regidores, fueron encontrados los dos cuerpos sin vida, con huellas de tortura.

A pesar de que se afirmó que se investigaría y se castigaría a los responsables, “hasta las últimas consecuencias”, nunca se aclaró la muerte. Nadie fue detenido y, poco a poco, el tiempo hizo que prevaleciera la impunidad.

Mijaíl Esquivel Jaramillo, hijo de uno de los dos regidores, hizo uso de la palabra y recordó que sólo tenía 10 años cuando asesinaron a su padre, pero que lo recordaba como un luchador social.

Dijo que aún la gente que lo conoció le platica cómo Filemón Esquivel era una persona de bien. Reprobó el hecho de que su asesinato siga impune, lo que les duele a ellos, como sus familiares.

También habló Ignacio Tinoco, líder perredista, allegado a los regidores asesinados. Dijo que siempre se creyó que el crimen tuvo motivaciones políticas, derivadas de las protestas contra el régimen, que tenía en ambos regidores a sus más férreos luchadores.

Amigos y familiares llevaron ofrendas florales a la tumba, realizaron una misa y montaron guardia de honor.

Comments

comentarios