Expectativa Ante el Inicio de una Nueva Administración

Ricardo Rojas Rodríguez*Zitácuaro.- No sabemos si el alcalde Carlos Herrera Tello esté consciente, pero la multitudinaria concentración de ciudadanos que llenaron el Centro de Convenciones, en su acto de toma de protesta, le compromete aún más a cumplir sus promesas, que son muchas.

Fue una asistencia nunca antes vista en un evento de inicio de Ayuntamiento. ¿Por qué, para qué, fue tanta gente? Creemos que la gran mayoría de los ciudadanos asistieron porque tienen necesidad y ven en Herrera (porque así lo dijo en campaña) es la tablita de salvación de los zitacuarenses.

Tienen necesidad de apoyos, de seguridad, de proyectos, de programas, de obras de infraestructura. Muchos fueron a dejarse ver, a que el alcalde se diera cuenta de que ahí estaban, para que no se olvide de ellos y al momento de dar los tome en cuenta.

De hecho, creemos que muchos fueron porque ven en el nuevo Ayuntamiento una oportunidad de obtener un empleo. Tanta es la necedad de trabajo en el municipio que, sí, la presidencia es vista como una agencia de colocaciones.

Otros más fueron porque Silvano Aureoles iba a estar ahí y querían verlo, saludarlo, por los mismos motivos. No sólo hablamos de gente de escasos recursos, también hicieron presencia los “empresarios”, los “políticos”, que quien verse beneficiados, con el “hueso” o con convertirse en proveedores y hacer “negocios”.

Los zitacuarenses, ciertamente, tienen esperanza en Herrera, porque tienen hambre; mucha hambre de un gobierno que atienda sus necesidades, que les dé justicia, que brinde seguridad y estabilidad.

Hay esperanza de que la corrupción se erradique, que el presupuesto se maneje de manera honesta y transparente, para que Zitácuaro progrese; para que salgamos del bache en el que nuestras autoridades nos han sumido (claro, por culpa de nuestra indolencia como sociedad).

¿Estará Herrera a la altura del desafío? Él dice que sí. Y nos lo ha mencionado a lo largo de la campaña y después, en las entrevistas en medios electrónicos, principalmente, ya como alcalde electo.

Sin embargo, al menos en el primer día de gobierno todavía no se baja del discurso de candidato, de presidente electo. Ese es su reto para los próximos días: aterrizar las promesas en hechos. Dar resultados.

Claro que no va a solucionar todos los problemas en unas horas, cuando ha habido años de apatía y corrupción. Pero sí es necesario que empiece a dar muestras claras, que ese material del que están hechos sus discursos se comience a convertir en hechos tangibles, en pasos firmes hacia adelante.

Ya en la teoría nos dijo qué va hacer; ahora llegó el momento del cómo y el cuándo. Queremos saber, no como medio de comunicación, sino como ciudadanos, estar al pendiente de cada paso que se da, con nuestros recursos, con nuestro destino empeñado en el Ayuntamiento.

Hablemos de cosas concretas: por ejemplo, el primer día. Sí, se realizó el evento formal y necesario de toma de protesta, que instaló legalmente el Ayuntamiento. Se terminó a las dos de la tarde. Y luego, ¿qué?

Se esperaba el siguiente paso, que es realizar las sesiones de cabildo para dar legalidad a las propuestas de tesorero, secretario del Ayuntamiento y DIF municipal. Pero no. Ya no se hizo nada, ni se explicó por qué.

Tampoco se ha completado el gabinete. Faltan algunos puestos por definir, para darles sus nombramientos, que elaboren planes y programas y se pongan a trabajar. En un municipio desesperado, como es Zitácuaro, y con sólo 3 años, no hay tiempo que perder.

Mientras más apoyo tenga Herrera, mientras más expectativa haya generado, mayor es su compromiso. Confiamos que esté a la altura. Ahora depende de él gobernar, y de nosotros, como sociedad, estar al pendiente, para que no se tuerza el camino, como lo hicieron los anteriores inquilinos de Ocampo poniente 13…

Cuentas Pendientes

Si la gente se volcó a la asunción de Herrera al poder, en el caso de la salida de Juan Carlos Campos Ponce la cosa fue diametralmente opuesta. Al final, aislado, solo en sus caprichos, rechazado por la corrupción y deshonestidad que privó en su administración, los zitacuarenses le dieron la espalda.

El evento que programó de despedida, como “gran final”, fue desairado por los zitacuarenses. A pocos les interesó conocer el “informe de gobierno” de Campos Ponce, que tercamente realizó en el incompleto teatro Juárez, al que le colocó la placa que le atribuye su construcción.

No es mucha la capacidad del teatro, porque a final de cuentas es una instalación pequeña. Aun así no se llegó. Si acaso, la mitad del foro. Falló el operativo de acarreo de gente de confianza que se encargó a los ahora exfuncionarios, muchos de quienes ya tampoco le quisieron seguir el juego a su patrón.

A pesar de que a la mera hora se buscaron empleados municipales, ya no para llenar, sino para que no se viera vacío, falló. ¿Qué dijo Campos en su informe? Que fue grandioso, que hizo mucho, que gestionó mucho… qué importa.

Y su esposa, Patricia Ramírez del Valle, quien sí asistió al “informe”, llevará consigo el estigma. Ya lo probó cuando fue abucheada en el acto en el que rindió protesta como regidora. Ahora cargará con las culpas suyas o ajenas, simplemente por estar relacionada con quien arrasó con todo lo que pudo.

Pero para Juan Carlos Campos, el asunto todavía no se termina. Tiene cuentas pendientes. No ha terminado de entregar a Herrera la información relacionada con el manejo de recursos, ni con las obras públicas.

De acuerdo a la ley, tiene hasta el 15 de septiembre como límite, para hacerlo. Sólo entonces se conocerá la verdad de las deudas que ha heredado y el desvío de recursos en obras “infladas” o inexistentes.

Los datos duros, los números, los papeles hablarán. De esa documentación dependerá mucho la promesa de Herrera, de ajustar cuentas con su antecesor, de auditarlo y, en su caso, fincarle responsabilidades.

Así que Campos tiene mucho trabajo para cuadrar y “maquillar” los números para poder cumplir con la entrega de las cuentas pendientes. Por lo pronto, ya comienzan a salir denuncias ciudadanas de lo que el ex alcalde hizo, o dejó de hacer. Daremos seguimiento a este tema…

Justificaciones Anticipadas

Como se esperaba, Silvano Aureoles hizo acto de presencia en la toma de protesta de Carlos Herrera. No podía ser de otra forma, porque se trata de una persona muy allegada e integrante de su equipo político.

Inclusive, la presencia del gobernador electo pesó mucho en el ánimo de gran parte de los asistentes, quienes tenían deseos de saludarlo, de hacerle solicitudes. Sin embargo, aunque reiteró su cariño por Zitácuaro y dijo que apoyaría, su discurso fue más mesurado.

Más que hablar de compromisos concretos para el municipio, que ya como gobernador tendría facilidad de aterrizar, una parte importante de su mensaje lo destinó a hablar de la falta de recursos.

Parecía una justificación anticipada de porqué, quizá, no dará a Zitácuaro el apoyo, dinero, obras que muchos esperarían. Dijo que este año no va a haber dinero, porque serán los últimos meses, cuando el presupuesto se agota.

Sin embargo, aclaró que para el próximo 2016, menos, porque hay crisis en el país. Porque la baja de los precios del petróleo no le dejará dinero al gobierno federal y no se tendrá recurso para dar a los estados.

Excusas mezcladas con frases de “voy a estar cerca de ustedes”. “Trabajaremos juntos”. “Daremos todo el esfuerzo”. Todo eso, pero sin dinero. Además, la carga de la deuda multimillonaria que heredará.

Así, la lectura que este medio hizo de la intervención de Silvano, del mensaje a los zitacuarenses ahora que inicia un nuevo Ayuntamiento de alguien allegado a él, es que ha comenzado a curarse en salud. Ojalá nos equivoquemos. Si no, qué mal…

Comments

comentarios

1 Comentario

  1. NO EMPEZEMOS MAL SAQUEN A ESE LACRA DE SAPAS DE ALEJANDRO ZUÑIGA QUE LO UNICO QUE AH HECHO ES ROBAR Y NO SE AH LLENADO PERO NO SE COMO LO PUSO EL PRESIDENTE SI ESE RATA ES DEL PAN PERO SE BE LO LACRA QUE ES SE CAMBIA DE PARTIDO POR CONVENIENCIA COMO LOS RATAS DE LOS ORIHUELA Y EL TOÑO O NO

Comments are closed.