Difícil Panorama Económico en 2016

Por M. en D. Joaquín R. Benítez V.*El inicio de este 2016 ha sido turbulento y caótico, millones de mexicanos tienen la esperanza de mejorar las condiciones en que viven, sin embargo, en materia económica el panorama se vislumbra lúgubre, con los precios del barril del petróleo a la baja, la cotización del dólar por las nubes, el aumento en los precios de algunos bienes y servicios y con gobiernos municipales, estatales y federal que han dejado de lado la política de austeridad.

Es cierto que la turbulencia financiera no es propia del país, pues se comporta conforme lo hacen las potencias económicas como Estados Unidos o China, pero también, se debe reconocer las malas administraciones de la bonanza petrolera realizadas por gobiernos priistas y panistas, por años se dilapidó la riqueza nacional en banalidades burocráticas (como el avión presidencial).

Los encargados de las finanzas nacionales, acostumbrados al letargo, aconsejan reestructurar el presupuesto del país, hacer los recortes necesarios, empero, esos ajustes jamás tocan las canonjías del poder, como los altos salarios de funcionarios o pensiones de expresidentes de la república, en resumen, todo radica en pedir que el pueblo se abroche el cinturón para que ellos puedan seguir disfrutando en el encargo.

Sumado a las variables negativas (como la falta de empleo), hay gobernadores o presidentes municipales que aumentaron las contribuciones (impuestos, derechos, mejoras y aportaciones), bajo el argumento del quebranto de las arcas públicas, lo que es cierto, pero ¿por qué debe pagar el ciudadano?, ¿por qué no realizar verdaderas auditorías a los gobiernos anteriores y hacer que devuelvan los recursos?, ¿por qué seguir la cadena de complicidades y omisiones?

Existen ciudadanos que se han pronunciado por la “desobediencia civil” [cualquier acto o proceso de oposición pública a una ley o una política adoptada por un gobierno establecido, cuando el autor tiene conciencia de que sus actos son ilegales o de discutible legalidad, y es llevada a cabo y mantenida para conseguir unos fines sociales concretos 1], al proponer no pagar el aumento en las contribuciones o las nuevas, lo cual podría ser un camino, empero se necesita de un frente común de miles o millones de ciudadanos, en ello radica el éxito de esta vía.

La molestia en redes sociales en un paso, una idea, pero debe pasar a la acción, como bien lo decía el periodista Eduardo Ruiz Healy “no existen suficientes cárceles para meter a millones de mexicanos”, así que la desobediencia civil puede ser efectiva como instrumento de descontento ante las arbitrarias decisiones de los despóticos gobiernos.

Al final, la austeridad financiera del país, la pagan millones de mexicanos, la perniciosa clase política y gobernantes seguirán disfrutando de las jugosas sumas presupuestales, sin importar que las arcas públicas estén quebradas, para ello existe la deuda pública, la cual se hereda sexenio tras sexenio o trienios, no importa cuándo se pague sino quién, es decir, los contribuyentes.

_______________________________1 https://es.wikipedia.org/wiki/Desobediencia_civil

 

La economía mundial atraviesa momentos de incertidumbre, la desaceleración de China y el aumento en la producción del petróleo estadounidense han puesto a las bolsas a temblar, afectado a las economías emergentes como México, cuya autosuficiencia ha sido destruida con las importaciones desmedidas de bienes de consumo que anteriormente de producían en el país.

Según los economistas, el cataclismo financiero puede durar varios meses del 2016, por lo cual las medidas que cada nación ponga en marcha, deberán de ser las idóneas para sortear las turbulencias económicas actuales, incluida la consistente en gastar de manera cuidadosa y prioritaria los recursos públicos, lo que hasta la fecha no ha sucedido.

__________________________

jbenitezv_nos@hotmail.com

Comments

comentarios