Deja Campos Ponce Plantados a Zitacuarenses en el Desfile

Zitácuaro.- Los zitacuarenses salieron este domingo a la calle a desfilar. Pero el alcalde Juan Carlos Campos Ponce no, a pesar de que fue él quien fijó la fecha y hora del evento, luego de cancelar unilateralmente la parada del 20 de noviembre. Los dejó plantados y decidió no presentarse.

La frustración de la cancelación del pasado desfile del 20 de noviembre se volvió participación. Y los zitacuarenses se dieron cita este domingo, en la avenida principal, para ver pasar a sus hijos, familiares y amigos, presentes en los contingentes que formaron este atípico espectáculo.

No sólo no acudió el alcalde a participar, ni a presenciar el desfile, sino gran parte de los integrantes del cabildo y de la administración. Inclusive, tuvieron que “rellenar” el templete, ubicado en Revolución casi esquina con Hidalgo, con invitados de último momento, para que no se viera vacío.

La regidora Mary Carmen Bernal Martínez expresó su molestia por lo que consideró una falta de respeto del presidente, quien como mínimo debió de haber estado presente y dar la cara ante la gente, luego de cancelar el desfile del 20 de noviembre.

Dijo que ella no estaba segura de asistir, porque no le pareció lo que sucedió el día del aniversario del inicio de la Revolución. Sin embargo, dijo que su responsabilidad era de presentarse. Sin embargo, al ver la actitud del alcalde, decidió retirarse, porque le pareció muy mal la forma en la que se manejaron las cosas: “una falta de respeto”, reiteró.

Y sí. 10 días tuvo que esperar la gente, para celebrar su desfile, para el que habían comprado vestuarios y uniformes especiales. El pasado 20, minutos antes de comenzar, la presidencia decidió cancelarlo, porque había amanecido con lluvia, a pesar de que la precipitación pluvial cesó antes de las 9 de la mañana.

Así que, para contener la inconformidad, el desfile se repuso este domingo. Y es que todo estaba listo: los alumnos de escuelas de nivel medio y superior, que participarían en el evento, ya habían memorizado sus rutinas y hecho el gasto de uniformes y accesorios.

Estaban todos, menos el presidente municipal, quien tomó la decisión de cancelar el pasado día 20, y fue evidente su ausencia este 30, en el templete de las autoridades municipales.

A diferencia de hace 10 días, esta fue una mañana soleada; inclusive, a pesar de que el termómetro no subió de los 20 grados, hubo casos de insolación, que fueron atendidos por paramédicos.

Uno a uno, los contingentes recorrieron la avenida Revolución, de sur a norte, entre el monumento a la Bandera y la calle Moctezuma. De secundaria, sólo desfilaron los de la número uno. A ellos se les sumaron estudiantes de escuelas de bachillerato y licenciatura.

Cada plantel llevaba la música por fuera, con sus rutinas de tablas rítmicas, así como pirámides y alusiones al festejo del aniversario del inicio de la Revolución, aunque a destiempo.

Luego llegaron los alumnos de la Universidad Intercultural Indígena, quienes reclamaron a gritos la aparición, con vida, de los normalistas de Ayotzinapa. Llevaban sus fotos en mantas y una leyenda que decía: “Se Buscan Fue el Estado”. Asimismo, cartulinas en las que reclamaban un alto a la corrupción, a la represión, a la injusticia.

Al final, como en cada desfile “deportivo”, escuelas de futbol, luchadores y vaqueros, acompañados de contingentes diversos, como los estilistas. Y, finalmente, los ciudadanos pudieron cerrar el capítulo del festejo revolucionario, para seguir adelante.

Comments

comentarios